martes, 20 de mayo de 2014

Cornada David Mora Madrid 20 mayo Feria San Isidro Las Ventas

Antonio Nazaré y Jiménez Fortes también fueron cogidos y la corrida tuvo que ser suspendida

El torero David Mora salió a recibir a portagayola al primer toro de la tarde, que se fue directamente a su pecho. Tiene una cornada de 30 centímetros en el muslo izquierdo y otra herida en la axila. Necesitó dos transfusiones de sangre durante la operación y su pronóstico es muy grave

EFE. El torero David Mora fue herido en el saludo a portagayola por el toro que abrió plaza en el festejo que se celebró en Las Ventas. Ha sido operado en la enfermería de la plaza de una cornada de 30 centímetros en el tercio medio cara interior del muslo izquierdo que arranca la vena femoral, de pronóstico muy grave, según el parte médico oficial.

El torero madrileño se encuentra "estable" tras la intervención, en la que ha necesitado "dos" transfusiones de sangre, ya que el pitón del astado le arrancó, asimismo, "las venas colaterales, además de contusionar la arteria femoral superficial". Además de esta fuerte cornada en el muslo, que le produce importantes destrozos en el músculo cuádriceps, Mora ha sido intervenido de "otra herida de 10 centímetros en la axila izquierda, que contusiona el paquete vásculo nervioso y alcanza el húmero", añade el parte.

Al finalizar la operación realizada por el equipo médico que dirige el doctor Máximo García Padrós, el herido ha sido trasladado a la UCI del hospital Virgen del Mar, de Madrid, donde "posiblemente" volverá a ser intervenido, informaron fuentes de su cuadrilla.

Vozpopuli.com
Mora fue arrollado por este primer toro, de la ganadería de El Ventorrillo, el cual se le fue directamente al pecho, alzándole luego con el pitón por dentro de la chaquetilla a la altura de la cadera, y zarandeándole nuevamente por los aires en unos segundos de mucha angustia. Una vez en el suelo, le corneó de forma grave y certera en la pierna izquierda.

Video de la cogida de David Mora en Madrid 20 mayo


Tras este contratiempo, se produjeron otros dos en el festejo de este 20 de mayo en Las Ventas, duodécimo de San Isidro, que obligó a su suspensión. Por una parte, Antonio Nazaré sufrió un golpe en la rodilla mientras ejecutaba un quite por chicuelinas al segundo toro, este de la ganadería de Los Chospes, y, según fuentes médicas, recrudeció una lesión de ligamentos de la que deberá ser revisado en el hospital.

Y precisamente este segundo toro propinó hasta tres voltereras al joven malagueño Saúl Jiménez Fortes, en una de las cuales le caló en la pierna derecha. Debido a este contratiempo, y al resultar los tres toreros indispuestos para continuar la lidia, las autoridades junto al equipo médico de la plaza de Las Ventas tomaron la decisión de suspender la corrida.

Ficha del festejo
Monumental de las Ventas. Martes, 20 de mayo de 2014. Décimo segunda de feria. Casi tres cuartos de entrada. Cuatro toros de El Ventorillo -sólo se lidió el astifino cinqueño 1º, muy agarrado al piso y quedo en la muleta- y dos de Los Chospes -únicamente saltó al ruedo el 2º al correrse turno; ofensivo y peligroso, se metía por dentro y rebañaba-; se suspendió la corrida antes del 3º.
David Mora, de azul marino y oro. Pasó a la enfermería gravemente herido.
Antonio Nazaré, de malva y oro. Estocada pasada y desprendida (silencio). Entró por su propio en la enfermería.
Jiménez Fortes, de grana y oro. Estocada (gran ovación). Se fue a la enfermería con varias cornadas por su propio pie.

lunes, 19 de mayo de 2014

A un año de la muerte de Pepe Luis Vázquez


Pepe Luis Vásquez (Sevilla, España, 21 de diciembre de 1921 - 19 de mayo de 2013) en su línea sevillana de garbo, gracia e inteligencia, ha sido uno de los más sobresalientes toreros que ha conocido la afición española en el siglo XX.

Su arte cristalino de un claro puro estaba regido por una cabeza serena e inteligente, que impidió siempre que intentara nunca más de lo que pudiera lograrse en las faenas.



Sin embargo, nunca puso coto a que estos logros y faenas suyas pueden quedar como ejemplo de hasta dónde ha podido llegar la belleza y la gracia en el toreo y cuál es el límite que la emoción propiamente estética que admite.

VIDEO: Documental Pepe Luis Vásquez


Pepe Luis participó en 127 novilladas y 568 corridas de toros a lo largo de su vida torera. La mayoría fueron en España. En América toreó en México (19 festejos) Perú (4), Venezuela (2), Portugal (8) y Francia (6). Toreó una corrida en Tánger en 1951.

Toreó 120 tardes con Manolete. En la Real Maestranza hizo el paseíllo en 52 corridas de toros, 49 en Barcelona y 48 en Madrid.

Quedó el primero del escalafón en las temporadas de 1941 (68 festejos) y 1942 (83 festejos).

Sólo concedió tres alternativas a lo largo de su vida:
* Manolo González, 27 de mayo de 1948 en Sevilla
* Anselmo Liceaga, 29 de septiembre de 1951 en Granada.
* Manolo Vázquez, 6 de octubre de 1951 en Sevilla.

Confirmó a 7 toreros en Madrid: El Andaluz, El Calesero, Pablo Lalanda, Rafael Rodríguez, Litri, Manolo Vázquez y Curro Romero.


Fuente: Ignacio Vásquez

viernes, 16 de mayo de 2014

Pleno del Congreso rindió homenaje a desaparecido periodista César Terán

ANDINA. El pleno del Congreso rindió ayer homenaje al desaparecido periodista César Terán con un minuto de silencio.

La solicitud fue canalizada a través de la Mesa Directiva del Poder Legislativo, en ese momento encabezada por el vicerpresidente del Parlamento Luis Iberico (APP-PPC).

El legislador Mesías Guevara resaltó la figura del hombre de prensa, fallecido esta semana, víctima de una enfermedad que no pudo superar.

Terán se desempeñó como periodista en diversos medios de comunicación, destacando en los últimos años su labor en los diarios La República y en El Peruano, donde venía desempeñándose como jefe de la sección Opinión.}

Toreros peruanos exigen un matador nacional por corrida


Los matadores que integran la flamante directiva del Sindicato de Toreros del Perú (SITOPE), anunciaron el martes 13 de mayo que están gestionando en el Congreso de la República, la modificación de la Ley del Artista para que se exija incluir en toda corrida, novillada y festejo taurino, la participación mínima de un matador o novillero peruano en todas las ferias del país, incluida la Feria del Señor de Los Milagros en Acho.

Los matadores Alfonso de Lima, Fernando Roca Rey (representado por Alfonso Simpson), Juan Carlos Cubas (en la voz de su apoderado), Víctor Hugo Garavito, Claudio Ronge y Fernando Villavicencio, manifestaron estar unidos con la ilusión de cumplir sus objetivos.

Los directivos en conferencia que se realizó el martes en la noche
Respecto a los toreros extranjeros que vienen a torear al Perú, exigirán: contrato de trabajo artístico firmado antes de ingresar al país y reconocido por el Ministerio de Trabajo , pase intersindical extendido por el sindicato y visa de artista. Asimismo, antes de ingresar al país, tienen que nombrar un apoderado o representante que les avale para cumplir con sus deberes y derechos ante el estado peruano, y no permitirán que los matadores extranjeros actúen en corridas sin picadores.

Cuando se dio la ley del artista, durante el primer gobierno de Alan García, los toreros no estaban incluidos. La Unión de Matadores de Toros y Novillos del Perú, reconocida por el Ministerio de Trabajo como sindicato, fue quien luchó para que el torero sea considerado como artista. Ahora el SITOPE ha retomado esa inquietud y anhelo de muchos años para exigir sus derechos. Tarde o temprano se hará realidad.

CIERRAN FILAS. Toreros peruanos no se dejan pisar el poncho

jueves, 15 de mayo de 2014

Sentido Pésame (Perú Toros)

El periodismo taurino está de duelo, ha partido el periodista César Terán Vega

- Por Carlos Pardo / www.PeruToros.com.pe

Nos enteramos de lamentable noticia en las ultimas horas, dejo de existir el periodista y poeta César Terán Vega de existir el periodista y poeta César Terán Vega a los a los 67 años de edad, quien se encontraba internado en la sala de cuidados intensivos del Hospital Almenara.

El amigo, periodista y poeta se desempeñó como director del portal Tauromaquias, editor del diario El Peruano y como destacado profesional en el diario La República, entre otros.

Desde Perú Toros expresamos nuestro sentido pésame a los familiares y amigos del destacado periodista.


miércoles, 14 de mayo de 2014

La familia no solicita ninguna donación para fallecido periodista César Terán

Usando el nombre de César Terán Vega pretenden recolectar dinero

Tras el fallecimiento del reconocido periodista César Terán Vega, una persona identificada como Marcelo Escobar solicitó en Tacna, a nombre del diario La República, donaciones en favor de la familia del cronista y poeta.

La familia expresa su indignación, desmiente haber solicitado donación alguna y denuncia el accionar de Escobar, quien incluso facilitó un número de cuenta bancaria en el cual pidió depositen dinero para apoyara los deudos. Lo propio ha hecho el diario.

 Chota, Cajamarca, 25 de junio de 2013
El pedido se realizó ante Corporación ADC de Tacna. Tras la consulta realizada al diario se confirmó que se trata de una lamentable maniobra para recaudar dinero en el nombre de uno de los fundadores de La República y editor de opinión del diario El Peruano.

martes, 13 de mayo de 2014

MI ADIÓS AL AMIGO

En Memoria de César Terán Vega

- Por Luis Alberto Guerrero Uchuya

Recordaré este lunes de mayo con dolor. Ha partido un amigo, uno de los cinco que conformaban ese club exclusivo de mis querencias amicales, que se forman poco a poco, vivencia a vivencia, no solo en el diario quehacer de lo cotidiano, sino en noches insomnes, en madrugadas elásticas de esas que le gustaban a César hasta rayar la aurora, y que en el fondo eran pura poesía.

“Aún no te vayas” me dijo un día, mejor dicho una noche de esas en que terminábamos la jornada periodística en el centro de Lima, y hacíamos la catarsis en algún hueco habitual con algunos cubas libres: “Quiero que me acompañes a ver la hora azul”.

No pensé que fuera una película, ya estaba acostumbrado a sus excentricidades, no diría locuras sino más bien inconformidades con lo anodino y lo que hacen los demás. Sabía de sus cualidades de poeta joven, sobre todo cuando recitaba a Machado puntualizando eso de “caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

La vista se me nubla cuando recuerdo que esa noche caminamos por el jirón de la Unión rumbo hacia el norte, un tanto vacía la calle, con poquísimos noctámbulos, hasta llegar a la Plaza de Armas, en cuyo centro nos ubicamos al lado de la pileta bordeando el amanecer.

“Ahora esperaremos la hora azul” me dijo, y ante mi asombro de reportero avisado me explicó que es un momento efímero, casi un destello, que se produce en el cielo cuando acaba la noche y empieza el día. “Es cuestión de estar atento –me previno- pon en alerta tus sentidos, y verás que el cielo se pone azul”.

La negrura de la hora aún era manifiesta, creo que habíamos llegado muy temprano o yo no estaba a la altura de sus visiones. Me esforcé mirando, como él, hacia la Catedral, por donde debía romper el alba, esa madrugada inolvidable que ahora comento a sabiendas que ya él no está. Y conforme avanzaba el reloj, y solo uno que otro mortal se asomaba por la plaza, me advirtió que ya se acercaba: “Ya viene –me dijo- mira el cielo”.

Y como si hubiera sido una respuesta mágica, el negro cielo de Lima empezó a colorearse de azul, oscuro primero y luego brillante antes de dar paso al rojizo y después al naranja que caracteriza al amanecer. Yo estaba extasiado: asombrado, porque pese a haber nacido en el campo jamás había reparado en ese tránsito hermoso de la oscuridad a la luz, sobre todo porque siempre he dormido hasta tarde, comodón como soy.

“Ya conoces la hora azul” me dijo César muy serio “ya nos podemos ir”.


Ese era el César Terán Vega que recuerdo, cajamarquino, buena gente, amigo leal, compañero de mil entuertos, confidente a más no poder. Hubo un tiempo en que se dejó crecer la barba y su pensamiento se radicalizaba, pues era indeclinable adherente de la justicia social.

Trabajando en LA PRENSA, recuerdo, una noche en que matizábamos el trabajo con los brindis, en los huecos cercanos al diario, retornábamos a la chamba para cerrar la edición cuando los colegas se reían en nuestra cara pensando que ya estábamos perdidos. Ambos éramos responsables de la sección Cables (Internacional) y en el interín de nuestra ausencia los ocho teletipos habían funcionado a cien por hora desenrollando la noticia de que Anwar Sadat, el Presidente de Egipto había sido asesinado.

No había en ese tiempo computadoras. Largos rollos de papel eran impresos con las noticias en esos viejos teletipos, y dada la calidad de la noticia el tema Sadat había desplegado papel suficiente como para empapelar la redacción. Los demás colegas de la redacción, que no nos llevaban muy bien (eran tiempos de la intervención velasquista) creían que estábamos fritos.

“Separa el material, primero los leads por acá, luego los desarrollos, y aparte las semblanzas” le pedí. Para quienes no son periodistas, el “lead” de una nota es la entrada, el comienzo, la síntesis; el desarrollo cuenta el resto, y la semblanza es un perfil del personaje.

Me busqué un rollo de cinta scotch y poco a poco fui construyendo con su ayuda, como un rompecabezas, tres notas cortando pedazos de papel, un lead principal para la portada del diario, una nota más grande para los interiores, y luego llenamos otra página con los detalles del personaje y del evento. Todo en el tiempo justo, en esas horas de cierre que parecen angustiosas, porque si no cumples te pasan la guillotina.

Personalmente bajamos a talleres, no confiando en el “apuradito” (el conserje del diario) y le explicamos al linotipista lo que habíamos construido. El resto es historia, al día siguiente la información de LA PRENSA, como siempre, fue la mejor.

Ese era mi brother, mi contertulio, mi paño de lágrimas y yo de él. Su mayor tristeza, aparte de la muerte de su esposa, muy joven y cuando aún crecía la familia, fue la muerte de su hijo Dante. No quiero acordarme hoy como fue, pero compartimos esa pena como no lo pueden imaginar.

Ya en los 80’s y a punto de recuperarse la democracia, Guido Chirinos Lizares me convocó a un proyecto nuevo llamado “Crítica 80” y yo me lo jalé a Terán. Todo proyecto tiene sus horas agitadas, el cierre, pero también sus horas vacías.


“Crítica 80” se hacía en un viejo edificio de la avenida Brasil, cerca creo al Hospital del Niño, y lo primero que hicimos para matizar esas horas vacías fue buscar un hueco en las cercanías, que encontramos en territorio de Jesús María. Allí pasábamos tantas horas de charla, solos los dos, que un día de esos reparamos que en nuestros vasos de cubalibre las pepas del limón subían y bajaban, como si tuvieran propia vida.

Nos dimos a la tarea de descubrir la razón de ese fenómeno. Apelamos a nuestros conocimientos primariosos y secundarios, de la física y la química, y entre trago y trago veíamos repetir ese vaivén inexplicable de las pepitas, que tanto estaban en la superficie del trago como en el fondo, como impulsadas por una fuerza desconocida.

Finalmente después de tanto elucubrar, mientras llegaba la hora de volver a la chamba, convenimos en que era la gaseosa (la coca cola) la responsable del vaivén, pues genera en el ron algunas burbujas muy pequeña que se adhieren a la gomosa superficie de las pepas de limón haciendo en esa operación como una especie de salvavidas. A más burbujitas pegadas en la pepita, mayor flotación hay y más rápido subían, y zás! cuando llegaban a la superficie reventaban, y otra vez por su peso la pepa se hundía.

Ese era mi hermano, compañero de cosas nimias, como esta, y de cosas importantes, como aconsejarnos en la forma de vivir y progresar.

Esta mañana cuando Pedro Ortiz Barnuevo me escribió por el interno de mi face “Lucho, se nos fue el poeta” sentí que algo moría también en mí. “No me digas ¿cómo sabes?” fue lo primero que atiné a digitar, y luego la estocada: “un amigo de El Peruano me acaba de decir”.

Hay un dicho popular que dice “los hermanos te los da la vida, los amigos los eliges tú”. Es cierto, yo elegí como amigo a Terán, y él me eligió a mí. Como toda relación amical, esta, la nuestra, tuvo altibajos, porque un amigo no es solo para echar flores sino también para decir claridades. Fueron pocas las veces, sin embargo, más fueron las que he narrado en esta nota, que pretende ser una semblanza íntima al amigo que ha partido.

Adiós César, adiós hermano, me llevas la delantera nomás, prepara el terreno. Hay quizás formas más convencionales de despedir al amigo, yo simplemente le digo “Buen viaje querido César. Adiós hermano”.

Que Dios, si existe (alguna vez también debatimos eso) lo tenga en su Gloria. Descansa en Paz amigo querido, brother, párcero, cómplice y hermano, sobre todo lo último. Mañana ante tu tumba solo mi silencio podrá decir cuánto te extraño.

ADIÓS CÉSAR, POETA PERIODISTA

EL PERUANO. El periodismo peruano está de duelo: a los 67 años de edad partió el periodista cajamarquino César Terán Vega. Dejó cátedra a generaciones de hombres de prensa. A las 6 de la mañana de ayer, la hora en que la redacción de El Peruano y la agencia Andina empieza sus labores diarias, la larga sala se enlutaba con una noticia: César Terán Vega, el editor de la sección Opinión y encargado de elaborar las editoriales de nuestro diario, daba su último suspiro a la misma hora, en la unidad de cuidados intensivos del hospital Guillermo Almenara.

A César, finalmente, lo había derrotado ese cáncer en el hígado contra el que él luchó con fuerza, durante varios meses. A ello se sumó la diabetes. Pero inclusive, en el verano último, continuó alimentando con su pluma las páginas de El Peruano, postrado en su cama, convaleciente de una operación.


Paradojas, César nos dejó el día en que la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, su alma máter, cumplía un nuevo aniversario. Falleció a los 67 años de edad y decenas de periodistas lo lamentaron en su muro de Facebook, donde en estos meses su hijo Vladimir nos comentaba sobre su delicado estado de salud.
“César Terán era un maestro, de la crónica y de la amistad. Varias redacciones lo extrañarán”, escribió Juan Gargurevich. “Se va su pluma solemne, traviesa y soñadora, cargada de los tácitos símbolos de un poeta”, decía Juan de la Puente.

No falleció un periodista cualquiera, se nos fue Terán, cuya caballerosidad, buen oficio y poesía de la palabra nos acompañó por décadas. Se fue un maestro del oficio y por eso su velatorio fue anoche en el Colegio de Periodistas de Lima, en Lince. Era lo mínimo.

Ahí se recordó, entre anécdotas, el paso de César por las redacciones del semanario Caretas, los diarios La Prensa, La Crónica, Expreso, La República y El Peruano y la agencia de noticias Andina.

El periodista fiel
Tenía diversas cualidades: podía ser el jefe más exigente y curioso en diversos temas, dijeron. A la vez, fue de los bohemios que gustaban de la charla sobre los problemas del país y de la bella literatura. Un consejero que ponía a la familia por delante; para él, quien de joven había perdido a su esposa Alcira y, años después a uno de sus dos hijos, Dante, la familia era lo más sagrado.

Era un generoso compañero que tenía una gran sensibilidad por los temas sociales, lo que le permitió escribir también grandes crónicas a su paso por los distintos medios. A la par, tenía un amplio conocimiento de la realidad del país, de la política y, sobre todo, la vida.

Era de los periodistas de fuste, que tomaba el oficio como un apostolado. No era raro verlo culminar sus labores pasadas las 10 de la noche y aún tener cuerpo para tomarse unos tragos comentando las vicisitudes del día. “En esos encuentros aprovechaba para escribir poemas sobre cualquier servilleta de papel que encontraba”, recordaba a la agencia Andina Octavio Huachani, con quien trabajó en los años ochentas. En los últimos años también se metió en el mundo cibernético y alimentó el blog La Buhardilla, visiones del Perú y el Mundo.

Como buen hijo de Huambos, provincia de Chota, región Cajamarca, César era apasionado de la tauromaquia y cronista taurino. Por ello, junto a su hijo Vladimir alimentaba un blog y un portal dedicados al tema.

Lo agradable de él, como recuerda César Chaman, es que no imponía un fanatismo. “Era muy respetuoso de quienes estaban en contra de los toros. Lo mismo, su hinchaje por la ‘U’ era sosegado: gozaba con los triunfos de su equipo, pero jamás hacía burla del rival caído. Hasta en eso era un caballero”. Es cierto, las redacciones no paran, lo sabes, César. Pero los buenos ejemplos quedan para ser seguidos. Hasta siempre, querido César. Maestro. Camarada.

SUS POEMAS

Camino del viento
Camino del viento
viajo hacia el ido tiempo
desalmado, descorazonado
moribundo
rebusco vidas extinguidas.
Camino del viento
vuelvo, sueño
aún batallo
contra el Tiempo.

Aquí estoy (*)
Aquí estoy aún
en el rincón ignoto
burlando a la ladrona de la vida
aquella pérfida
ha marchitado las flores más amadas
depredó mis bosques ensoñados
derribó mil puentes
pero aún soy
estoy
en el mar
en la montaña
en el río
en mi ternura
una tarde cualquiera
o una madrugada parda
sin azul
un ocaso trágico
una retinta noche
¿quién lo puede predecir?
aquella pérfida
lapidará mis sueños y mis ojos
así ya no podrá regalarles mi corazón
todos los días
para qué sirve un pan sin horno
un reloj que ya no da la hora...

(*) Publicado en la revista Qué Tal, del Club de Periodistas del Perú.

Falleció el periodista y poeta César Terán

Dejó escuela en La República, cuando se desempeñó como jefe de informaciones en plena dictadura. Su cuerpo es velado en el Colegio de Periodistas de Lima.

LA REPÚBLICA.- Luego de una larga lucha de varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Guillermo Almenara, el recordado periodista y amigo de esta casa editora, César Terán Vega, falleció esta mañana.

El hombre de prensa de 67 años, natural de Huambos, Cajamarca, estaba internado desde hace poco más de tres semanas en el referido establecimiento médico.

Recordado por sus amigos como un hombre amable, y por sus colegas como un periodista exigente, Terán Vega dio cátedra a todos los jóvenes que trabajaron con él, ya sea en La República, El Peruano y otros medios.



En este diario, se inició en la sección de policiales para luego desempeñarse como jefe de informaciones, en plena década de los 90 dejando escuela en todos los que trabajaron con él y vieron esa pasión con la que se dedicaba al periodismo. Amante de la tauromaquia, Terán también se daba tiempo para desarrollar una de sus artes preferidas: la poesía.

“Excelente profesional” son las dos palabras que la mayoría de periodistas utiliza para describir al hombre de prensa, cuyo cuerpo es velado desde las 6 pm en la sede principal del Colegio de Periodistas de Lima, ubicado en la avenida Canevaro 1474, en el distrito de Lince, a dos cuadras de la intersección con Salaverry.

¡Hasta siempre, maestro!

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails