lunes, 8 de noviembre de 2004

Perera brilló en Acho con su toreo romántico

- CORTÓ CUATRO OREJAS Y TRIUNFÓ CON ARTE Y MAESTRÍA
- Nueva generación surge en mundo taurino
- Los toros de Roberto Puga no defraudaron

Con la gran demostración de arte y conocimiento que brindó ayer en Acho el joven matador español Miguel Ángel Perera Díaz, que en estos días cumplirá 20 años de edad, ha quedado patente que el mundo asiste al surgimiento de una nueva generación taurina.

Manoletina de Perera en Acho

Perera cortó las cuatro orejas de sus dos toros, cosechó aplausos, claveles rojiblancos y salió en hombros, en triunfo total, por la puerta grande de nuestra legendaria plaza, pero cifras y palabras se quedan cortas para explicar en papel el arte, valor, temple, mando y maestría de este joven espada.

Con todo el respeto que merecen nuestros lectores que no gustan de las corridas de toros debemos anotar que, como sucede en todo acto humano, el ruedo de Acho fue ayer, una vez más, el teatro de la vida.

El filósofo Jean Baptista Vico nos hablaba del dialéctico corsi y recorsi de la historia. En la novillada preferial vimos el deslumbrante toreo de aquel chiquillo huancaíno Juan Carlos Cubas, quien ya es una realidad maravillosa, un fruto logrado. El domingo 31 de octubre Paquito Esplá, con fulgores de oro viejo, demostró que el arte y el valor humanos permanecen intactos aún en el ocaso de la existencia y, ayer, Perera acrisoló en pura esencia el ímpetu juvenil con los resplandores de mil glorias pasadas.

Por las restricciones del espacio pedimos permiso para "saltar a la garrocha" y no hacer una reseña ordenada y puntual de lo que aconteció ayer en Acho. Hay que apuntar que Finito de Córdoba, (español, vestido de negro y oro) y el francés Sebastián Castella (berenjena y oro), no estuvieron en una tarde afortunada pero demostraron mucha entrega, grandes deseos de agradar y el público los comprendió y aplaudió.

El triunfador Perera (azul y oro), lidió las dos mejores faenas en lo que va de la Feria del Señor de los Milagros.

Con el percal (capote, capa grande), dio unos lances primorosos que despertaron nostalgias y revivieron aquellos "¡oles!" románticos de las edades de oro y plata del toreo.

Con la muleta (franela roja para el tercio de matar), en sus dos toros dio otra lección de arte, donosura, temple y mando. Creemos que su segunda faena tuvo más mérito pues tuvo que vérselas con un astado difícil, abanto, pero supo someterlo.

Los toros de don Roberto Puga, si bien dieron juego disparejo tuvieron bravura, lámina y buen peso. Puntero, el segundo de Perera, mereció todos los aplausos.

EL DATO

LOS CHICOS CRECEN
Miguel Ángel Perera Díaz, nació en Puebla del Prior, Badajoz, España, el 27 de noviembre de 1983. Tomó la alternativa en su tierra de Badajoz con toros de Fandilla. Fue su padrino Julián López, El Juli, otro niño precoz del toreo. Actuó de testigo su contemporáneo Matías Tejela. Perera actuó por segunda vez en la catedral americana del toreo, Acho. La primera vez lo hizo como novillero. Ahora ha retornado grande. La afición pide progamarlo para la quinta de abono.

TAUROMAQUIAS

Flores Nano, Barrón y Bedoya Reyes

JOYA TAURINA
En nuestra biblioteca conservamos, un volumen de 242 páginas íntegramente mecanografiadas por el inolvidable maestro Manuel Solari Swayne, Zeñó Manué. El proyecto se llama: Tendido 5, Barrera 25. 30 años de Historia taurina, y contiene detalladas reseñas de las corridas en el coso de Acho desde 1946 hasta el 76.

VOZ Y AUTORIDAD VIGENTES. En ese volumen obsequiado a Don Félix, su principal colaborador en El Comercio, Zeñó Manué sentencia: "Para que subsista este arte incomparable es absolutamente necesario que no menoscabemos la presencia del toro. Por eso exigimos que los ganaderos críen y presenten toros buenos. Sólo así se yerguen los toreros".

DE PUQUIO A ANDALUCÍA. Con el auspicio del Círculo de Periodistas Taurinos del Perú, el famoso músico andino Edwin Montoya, "El Puquiano de Oro", sorprenderá al aficionado el sábado 27. Ese día presenterá en el Museo de Acho un CD de música flamenca hecho con su hijo Juan. Hay un pasodoble dedicado a la Plaza de Acho y otro en homenaje a Antonio José Galán.

UNA DE ARENA. Los aficionados protestaron por el gesto insólito de ese gran subalterno peruano José Echevarría, quien actúa en el mundo con las grandes figuras del toreo. Ayer puso un lamentable par de banderillas, algo nunca visto en él en Lima, y luego desairó a su colega peruano Naranjito impidiéndole poner el segundo par. Siempre hay una mala tarde.


Artículo publicado en el diario La República (fotos: Arturo Pérez)




Tagas en perublogs:



Tags en Blogalaxia:

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails