martes, 24 de mayo de 2016

CIRUGIA TAURINA. Características y tratamiento de cornadas de toro


La cogida del torero peruano Renatto Motta no debió ser mortal

Hasta ahora, todos los heridos habían sido salvados por equipo médico de Acho, pero urge capacitación a nivel nacional

La muerte por cornada del novillero peruano de 19 años, Renatto Motta 'Motita', similar a la que tuvo hace 32 años el recordado Francisco Rivera 'Paquirri' en España, ha puesto en evidencia las vergonzosas condiciones en las que actúan los toreros en el Perú en pleno siglo XXI.

Excepto la plaza de Acho, ningún coso taurino cuenta con cirujanos taurinos de planta, quirófano o enfermería, ambulancia implementada, ni estrategia de evacuación de posibles heridos. La mayoría ni siquiera tienen botiquín de primeros auxilios.

En las últimas décadas, la cirugía taurina ha dado un gran salto en su especialización. En el Perú teníamos la gran fortuna de no contar ni un solo caso mortal registrado en más de un siglo gracias a la preparación profesional del equipo médico de Acho, que tuvo que enfrentar casos muy graves provenientes del interior del país.

De milagro, todos los toreros heridos llegaron a Lima a tiempo para ser atendidos por los especialistas, pero esta suerte se nos acabó la infausta noche del martes 17 de mayo de 2016. Sorprendentemente, la herida que produjo esta muerte no ha sido más grave que las sufridas por otros toreros en los últimos años.

En opinión del doctor César Baltazar Mateo, jefe del Servicio Médico de Acho y director del Hospital Sergio Bernales de Collique, si el joven torero estuvo consciente y conversando tras casi dos horas de ser transportado en una camioneta desde Malco, en Ayacucho, al puerto de Chala, al norte de Arequipa, es probable que la cornada no haya seccionado la femoral sino algún otro vaso menor.

La causa determinante del fallecimiento de Motita sería  el desconocimiento absoluto del médico que lo atendió en Chala de cómo deben tratarse las heridas por asta de toro. Las cogidas de toro son lesiones sui géneris, por el "arma" que las produce y su mecanismo. El personal médico y paramédico debe conocer su tratamiento, sobre todo en las regiones donde las corridas son tan frecuentes, así como en sus rutas de evacuación.

Los médicos de Acho han venido capacitando a algunos de sus internos en hospitales y clinicas, pero no es suficiente. Para ser cirujano taurino se necesita afición y estar dispuesto a trabajar en zonas remotas donde los organizadores de los festejos, por increíble que parezca, no destinan ni un sol de su presupuesto a la seguridad ni prevención de tragedias.

Pero ¿Cuáles son las características y el tratamiento de las cornadas de toro? A continuación, un resumen actualizado de dos importantes artículos académicos de investigación del doctor Baltazar Mateo publicados hace unos años por la revista científica digital Sinapsis Médica, que mantienen plena vigencia.

LAS CORNADAS Y SU TRATAMIENTO
La cirugía taurina es una especialidad de la cirugía general que se encarga de la atención de los heridos por asta de toros. Las cornadas representan un gran desafío para el cirujano por producir lesiones muy características y diferentes a las que tienen otras causas. El desconocimiento y querer tratarlas como cualquier herida, generalmente complican innecesariamente los traumatismos.

El mecanismo de la lesión explica las múltiples trayectorias que se encuentran en las heridas por asta de toro. Cuando el cuerno se introduce en el organismo, el toro levanta al lidiador o al torero con un derrote, en este momento se presenta la primera trayectoria hacia arriba; el cuerpo del lidiador gira por principios físicos, buscando equilibrar su centro de gravedad, con el pitón como eje, lo que hace casi siempre que el toro realice otro derrote, produciéndose la segunda trayectoria hacia abajo del organismo del lidiador y puede continuar siendo lesionado siempre que no se desprenda del cuerno, por lo tanto la lesión es un cono de base interior y su vértice superior es el orificio de entrada.


Tipos de lesiones por asta de toro
La cornada es el contrapunto dramático de las fiestas, las lesiones ocasionadas por el cuerno son muy variadas y algunas se consideran especiales. Las cornadas, de acuerdo a su profundidad, se dividen en: varetazo, puntazo y cornada propiamente dicha.

- Varetazo: Es la excoriación de la piel por fricción que ocasionan las astas sin penetrar el pitón o punta del cuerno, se presenta cuando éste alcanza el cuerpo del lidiador tangencialmente, generalmente se produce con la pala del asta.

- Puntazo: Es cuando el pitón alcanza al lidiador, produce una lesión poco profunda y no penetra mayormente.

- Cornada: Cuando el pitón penetra mas allá de la aponeurosis que rodea el músculo lesionando piel, músculos, vasos sanguíneos y órganos internos. Se denominan cornadas abiertas.

- Cornada cerrada o seca: Es una cornada especial en la cual no se lesiona la piel, pero sí todas las capas profundas como aponeurosis, músculos, vasos y órganos internos. Es como si el cuerno penetrara cubierto con la piel. Para que esto se produzca la piel y la aponeurosis tienen que estar relajadas lo que permite que el pitón penetre, desgarrando los planos profundos.


Procedimiento quirúrgico

- Cobertura de la herida con gasa estéril por pequeña que sea.

- Afeitado de la zona a operar, si es necesario.

- Asepsia o limpieza del área que se va a operar.

- Lavado de la herida con abundante suero fisiológico.

- Revisión de la herida por muy pequeña que sea mediante exploración digital en busca de trayectorias y profundidad de la lesión.

- Incisión lo más anatómica posible extirpando los bordes de piel dañada.

- Extirpación de tejidos dañados y necróticos y detención de la hemorragia.

- Reparación de todos los elementos anatómicos lesionados.

- Si hay trayectorias, ampliación de los planos de curación. Reparación de los elementos afectados, detención de la hemorragia, extirpación de tejidos necróticos y extracción de cuerpos extraños (tejidos de los trajes de torear, lentejuelas y otros).

- Nuevo lavado con solución fisiológica.

- Colocación de drenajes siguiendo las trayectorias de la lesión, exteriorizándolos.

- Reconstrucción de la lesión por planos anatómicos siguiendo lineamientos de cirugía general.

- Colocación de apósitos y vendaje compresivo postoperatorio, salvo en cirugía vascular.

La experiencia peruana
En nuestro país se realizan cada año más de 600 espectáculos taurinos a lo largo y ancho del territorio peruano, produciéndose muchísimos heridos por cornadas. En promedio, 9 ó 10 toreros son heridos muy gravemente y requieren un tipo especial de atención e intervención quirúrgica.

En mi labor como especialista en esta área, desde el 16 de julio de 1994 hasta el 15 de octubre del 2006, fueron operados 91 pacientes. En Madrid, en 13 años fueron operados 44 pacientes y en la ciudad de México, 42 pacientes en 3 años.

En plazas como Acho, se les puede intervenir en la sala de operaciones del mismo coso. Estas deben estar equipadas para cirugías muy complejas. En otros casos, se traslada a los pacientes a un centro de salud. La mayoría acude al Hospital Sergio Bernales, ubicado en Collique, Comas (Lima), que es donde se encuentran los cirujanos con mayor experiencia en este tipo de heridos.

Los casos más emblemáticos que ha tratado y curado la cirugía taurina peruana son los siguientes:

- Cornada del banderillero José Scotto ‘Cucaracha’, en el que hubo perforaciones intestinales, fracturas múltiples de costillas y hemorragia de ambos pulmones.

- Cornada del banderillero Trinidad Loarte en el muslo derecho con tres trayectorias de 40, 25 y 10 cm que le llevó incluso a paro cardiaco durante la operación recuperándose favorablemente después.

- Cornadas en arterias vasculares como las del torero mexicano Álvaro Camara, que tuvo ruptura de la femoral, y del novillero Jorge Valdez con ruptura de carótida externa e hipofaringe en el cuello. Ambos fueron operados en Collique salvándoles de una muerte segura.


Conclusiones 
De la experiencia profesional acumulada en tantos años, se observan algunas características de las lesiones de este tipo en nuestro país:

- Las cornadas más frecuentes se dan en el muslo, el glúteo y la pierna derecha porque es el lado por el que más embiste el toro.

- En todas las regiones anatómicas se producen lesiones de consideración.

- Las de mayor gravedad se producen en el abdomen (con compromiso intestinal), la cara delantera superior del muslo y en el cuello.

- La mayoría de pacientes presentaron más de dos trayectorias en cada lesión afectada.

Las complicaciones postoperatorias más frecuentes fueron: infección de la herida, hematomas y abscesos. La mayoría de pacientes estuvieron hospitalizados de uno a 10 días.

En nuestro medio no hay estudios similares, por eso contribuimos modestamente a la actualización en esta disciplina considerando la importancia de las lesiones y la escasez de publicaciones a nivel internacional.

El equipo médico de la histórica plaza de toros de Acho de Lima está integrado por 14 galenos especialistas de reconocida y amplia trayectoria a nivel mundial en cirugía taurina.


La Sociedad Internacional de Cirugía Taurina

Los médicos que ejercen esta especialidad pertenecen a la Sociedad Internacional de Cirugía Taurina cuya sede rota entre los países miembros: Perú, España, Francia, México, Portugal, Venezuela, Ecuador y Colombia, cuyos sendos Capítulos de Cirugía Taurina se reúnen cada dos años en concurridos congresos.

El I Congreso Internacional se llevo a cabo en México en 1974. En el Perú se organizaron tres congresos los años 1986, 2006 y el 2014, que fue el último. 

El siguiente congreso tendrá lugar la próxima semana, de 1 al 4 de junio en las localidades de Ubeda y Baeza, en Jaén (España). En este se abordará prioritariamente el caso peruano y se buscarán soluciones para que nunca más haya un caso tan triste como el de Renatto Motta en el mundo. 

- Infografías: GANADEROS DE LIDIA UNIDOS


lunes, 23 de mayo de 2016

TORERO de 19 años se desangró por cornada en Ayacucho. Lo trasladaban a Nazca


Novillero peruano Renatto Motta muere como su ídolo Paquirri


- Página publicada Hoy por TAUROMAQUIAS.com en el diario El Men

Video de su último adios a la plaza de Acho

De niño había sido gordito, pero al crecer Renatto Alfonso Motta del Solar ‘Motita’ se había convertido en un esbelto novillero que corría varios kilómetros, entrenaba cuatro horas al día y buscaba cuanta oportunidad hubiera para torear, con el sueño de hacerse matador y figura de la tauromaquia.

Increíblemente, además de torero se había dado tiempo para ser mago profesional, actor, percusionista, surfer, skater y cursaba el quinto ciclo de comunicaciones en la UPC. Era hijo único y el orgullo de su familia. Todos los que lo conocieron afirman que era un apasionado. Todo lo que hacía lo hacía bien.


Pero fue la tauromaquia lo que le volvió loco. Desde pequeño, cuando asistía a las corridas en la plaza de Acho o en Chumpi (Ayacucho), el distrito natal de sus padres, decía que quería ser torero y estaba seguro de que sería uno de los más famosos del mundo.

Fue la cuarta vez que se vistió de luces, este trágico martes 17 de mayo, en la corrida en honor a San Isidro Labrador del centro poblado de Malco, distrito de Pullo, Parinacochas (Ayacucho), que fue cogido mortalmente por un novillo de media casta de la región Arequipa, de color jabonero, de unos 300 kilos.

Le había cortado una oreja a su primer novillo y estaba mejor aún con el segundo, pero este le desarmó en la faena de muleta, corrió al burladero seguido por el astado. Iba sobrado de espacio, pero dudó un segundo antes de entrar a la tronera…

Ya tenía medio cuerpo a salvo cuando el astifino alcanzó a introducirle hasta medio pitón en la parte interna de la zona superior de la pierna izquierda causándole gran hemorragia que empapó su traje azul y azabache y dejó un gran charco en la arena. "¡Me la pegó! ¡Me la pegó!" exclamaba.

Fue solo una cornada limpia, el astado era manso, no se enceló con él. Abrieron la puerta de toriles y de inmediato se fue a los chiqueros. En esta tarde soleada, pero lóbrega, la plaza del pueblo de unos 100 habitantes, ubicado a más de 3,000 m. s. n. m, estuvo colmada por más de mil aficionados ayacuchanos.

De inmediato, el matador colombiano Gustavo Zúñiga le apretó la herida con las manos mientras el español Emilio Serna y el peruano César Bazán le hicieron sendos torniquetes. Pronto cesó la hemorragia.

No había enfermería, no hubo cirujanos taurinos, no había ambulancia, no hubo enfermeros ni técnicos. No había botiquín. En la plaza de Malco -a 14 horas de Lima- había suficiente cerveza para celebrar, pero no había ni una botellita de alcohol.

Fue trasladado en camioneta al puerto de Chala, Caravelí, al norte del departamento de Arequipa. En el camino que duró un par de horas iba conversando y, pasado el susto, comenzó a bromear de su percance. Muy propio de Renatto Motta, Renatto Motta de pies a cabeza.

En el centro médico de Chala, donde no había sangre para reponer la que había perdido, un médico sin experiencia en heridas por asta de toro le desató los torniquetes lo cual provocó una segunda e incontrolable hemorragia fatal. Su traslado en ambulancia hacia Nazca fue inútil.

La vida de Motita se apagó junto con el día, de la misma manera que lo hizo en 1984 la de su ídolo, el diestro español Francisco Rivera 'Paquirri', con las arterias partidas en una ambulancia camino al hospital de Córdoba.

El valiente Torero peruano no llegó a salir de la provincia de Caravelí, falleció a la altura del pueblo de Chaviña, en el distrito de Bella Unión.

Último brindis triunfal de Renatto Motta. Malco, martes 17 de mayo (Foto: Paseíllo.pe).
QUE NO SEA EL ANUNCIO DE OTRA CRÓNICA MORTAL.
El día anterior a la tragedia todos los toreros que actuaron en el festejo viajaron juntos desde Lima. El diestro César Bazán cuenta que por ser aún aspirante a matador, Motta hablaba menos que los demás, pero si se expresó a favor de la mejora de la situación laboral de los toreros en el Perú.

Lo cierto es que -excepto en Acho- los toreros en nuestro país trabajan en condiciones infrahumanas, sin las mínimas garantías para sus vidas. No se trata de recursos, los organizadores de los festejos cuentan con ellos, se trata de derechos humanos no brindados ni exigidos hasta ahora.

Es un verdadero milagro que desgracias como esta no hayan sucedido desde hace muchos años y que Renatto Motta haya pasado a la historia de la tauromaquia mundial por ser su tragedia, la más grave oficialmente registrada en el Perú.

Sin embargo, en opinión del jefe del servicio médico de Acho y director del Hospital Sergio Bernales de Collique, el doctor César Baltazar, la cornada debió ser menos grave ya que el torero llegó consciente a la costa.

Él lamenta que Motita no haya podido llegar a sus manos y espera que haya cirujanos taurinos en todas las plazas y que los gremios de toreros hagan cumplir de una vez por todas sus derechos.

El miércoles, 25 mil aficionados guardaron un minuto de silencio por Renatto Motta en la plaza de Las Ventas de Madrid, entre ellos se vio al defensa del Real Madrid, Sergio Ramos. El viernes, Motita dio una última y conmovedora vuelta al ruedo en su plaza de Acho.

Renatto con su padre Alfonso Motta, compañeros de toda la vida. Ahora juntos en una nueva lucha: el derecho a la vida de los toreros peruanos.
Su padre, el abogado Alfonso Motta Castilla -quien le acompañó desde que era niño a todas partes compartiendo su sueño de hacerse torero- ha dicho que no es momento de reprochar a nadie y espera que su muerte sea un referente en la historia taurina del Perú a favor de los compañeros del joven héroe… “Quisiste ser torero y te despides como Torero. Adiós amado hijo.” le dijo en el Parque del Recuerdo de Lurín, donde descansan sus restos.

Más: Páginas taurinas publicadas por TAUROMAQUIAS.com en el diario El Men

El último video de Renatto Motta en la plaza de Acho 

RENATTO MOTTA - ULTIMA CORRIDA 2016 from Pablo Ricci on Vimeo.

sábado, 21 de mayo de 2016

EL PAÍS: Roca Rey, el conquistador


Antonio Lorca, el crítico taurino del diario El País de España que calificó de desvergonzada la primera Puerta Grande de Madrid alcanzada por el matador peruano Andrés Roca Rey, le reivindica en una entrevista realizada vía correo electrónico

"Necesitamos unirnos todos para hacernos más fuertes, aunque la tauromaquia tiene muchísima fuerza por sí sola”

Hace un año era un desconocido para el público de toros. Algunos aficionados, pocos, sabían que el exmatador José Antonio Campuzano había echado el ojo a un chaval peruano en el que había depositado su confianza. El 19 de abril de 2015, Andrés Roca Rey debutó como novillero en Madrid, sorprendió a la parroquia y abrió la Puerta Grande. No había duda: una vez más, Campuzano había acertado.

Se sucedieron los triunfos en España y América, tomó la alternativa septembrina de Nimes, y ha vuelto a Las Ventas en San Isidro. Y otra vez salió a hombros después de una actuación presidida por una desmedida ambición de triunfo.


Con todo merecimiento, solo 19 años, y el valor y la entrega como principales argumentos, se ha erigido en la gran revelación de la temporada. Torea con las figuras que admiró cuando era un niño y parece decidido a conquistar el universo taurino.

Le llueven los contratos y tiene la agenda apretada de compromisos, de tal modo que no ha podido atender personalmente a este periódico. Sus palabras son las respuestas a un cuestionario enviado por correo electrónico con la intermediación de su jefe de prensa.

(Grupo Facebook: Taurinos)
Sea como fuere, lo cierto es que Roca Rey suena con fuerza en los ambientes taurinos y se espera con expectación su tercera comparecencia madrileña, anunciada para el próximo martes.

Nació en Lima el 21 de octubre de 1996 en el seno de una familia acomodada y tradicionalmente taurina. “Mi hermano Fernando es matador de toros; mi abuelo fue durante mucho tiempo administrador de la plaza limeña de Acho y, ahora, mi tío Juan es el empresario de ese coso. Toda mi familia es muy aficionada desde siempre y me ha apoyado en esta profesión”, cuenta.

Su madre es asesora financiera de fondos de pensiones y su padre, empresario del algodón. Ambos apoyaron los primeros muletazos de su hijo a una becerra cuando Andrés acababa de cumplir siete años; dice que con 11 lidió su primer novillote y, a partir de entonces, y a pesar de la oposición materna, el futuro del hijo menor se disipó con rapidez.

Acudía al colegio católico de los Carmelitas en la capital peruana, pero pronto compatibilizó los estudios con sus incursiones taurinas por distintos países latinoamericanos.

En 2011, viaja por vez primera a España y se inscribe en la Escuela Taurina de Badajoz; dos años más tarde, se instala definitivamente en el pueblo sevillano de Gerena, en la casa de María Jesús Quinta, de la familia de la saga de los picadores, “con ellos sigo viviendo, y la verdad es que estoy muy a gusto y feliz”.

Para entonces, ya se había producido el encuentro con José Antonio Campuzano, quien le presentó un exigente aprendizaje en el campo que pronto daría sus frutos. “El maestro es una figura clave en mi carrera”, dice Roca. “No hay hombre sin hombre”, añade. “Él me enseña a vivir en torero, dentro y fuera de la plaza, y eso es algo que yo valoro mucho, además de lo que me aporta profesionalmente”.

Terminó los estudios básicos a distancia en su primer año como novillero sin picadores y, desde entonces, la profesión de torero, el triunfo, el ascenso a la cima son sus únicas prioridades. Asegura que vive las 24 horas del día para el toro y que no echa de menos la posibilidad de vivir como un joven de hoy.

“Mi juventud”, asegura “no se entendería sin este mundo; para mí, no hay nada que me haga más feliz que ser torero y disfrutar de esta vocación”. Tiene tiempo, no obstante, para leer y escuchar música, “sobre todo, el reggaeton y las rancheras”.

Debutó como novillero con picadores el 1 de junio de 2014 en la localidad francesa de Captieux y ese fue el punto de partida de una trayectoria fulgurante. Había ganado ya muchos premios, pero el más prestigioso lo consiguió el 19 de abril de 2015, cuando cruzó a hombros la Puerta Grande de Las Ventas; después, sorprendería, especialmente, en Sevilla, Pamplona, diversas plazas francesas y en la feria de Bilbao.

Y pronto, se anunció una alternativa de lujo —y exitosa— en la feria de la Vendimia de Nimes, con Enrique Ponce como padrino.

— Lleva una carrera meteórica. ¿Qué opina sobre ella?

— Por suerte, están saliendo las cosas bien, pero aún queda mucho para lograr mi meta final.

—¿Cuál es ese sueño?

— Mi sueño es ser figura del toreo y seguir siendo feliz.

Se resiste a definirse como torero: “No creo que yo sea el más indicado. Solo puedo asegurar que cada tarde salgo a dar el 100% y que me encanta que el público se emocione en mis faenas”. Pero se atreve, no obstante, a trazar un escueto retrato de sí mismo: “Me considero muy sincero en todo lo que hago, también en el ruedo trato de ir siempre con la máxima verdad, sea cual sea la plaza y el cartel”.

Lamenta que el mundo del toro esté sufriendo “demasiados ataques por parte de los antitaurinos". Cree que "necesitamos unirnos todos para hacernos más fuertes, aunque la tauromaquia tiene muchísima fuerza por sí sola”.

Y no parece tener muy claro el papel que deben jugar los jóvenes en la fiesta del siglo XXI: “Siempre es importante que haya renovación en todos los aspectos de la vida. Además, como se ha visto en este inicio de temporada, el público está respondiendo y llenando las plazas, lo cual es buenísimo”.

A fin de cuentas, es muy joven y lo que más le importa ahora es repetir el martes la hazaña de la Puerta Grande en la plaza de Madrid: “Es algo indescriptible. Es un sueño tan grande que todavía me cuesta creerlo y no lo olvidaré jamás”.

Fuente original: http://elpais.com/elpais/2016/05/19/estilo/1463671380_755905.html

jueves, 19 de mayo de 2016

Familia de Renatto Motta denuncia maltrato de autoridades y negligencia médica


Novillero peruano que murió desangrado por cornada es velado en Jesús María y mañana recibirá homenaje en la Plaza de Acho

Era mago, actor, surfer, skater y estudiaba comunicaciones


La familia del novillero peruano de 19 años Renatto Motta Del Solar 'Motita', quien sufrió una cornada mortal la tarde del último martes en la localidad ayacuchana de Malco, distrito de Pullo, Parinacochas, ha responsabilizado de la muerte del carismático joven a los organizadores de la corrida:

Al comité de fiesta 2016, los capitanes de plaza, los alferados, las autoridades comunales y distritales, debido a que no tomaron las mínimas medidas de seguridad para prevenir una desgracia como la que sufrió el torero desaparecido.


Los organizadores no dispusieron que haya ambulancia ni que se cuente con médicos capacitados en el tratamiento de cornadas, ni ningún tipo de profesional de la salud. No había botiquín, ni un poco de alcohol siquiera. La vida de todos los asistentes a la plaza estuvo en peligro.

Por si fuera poco, las autoridades de Malco y Pullo se desentendieron por completo del torero que viajaba herido a Nazca y tras el desenlace fatal no se hicieron cargo del asunto, ni siquiera llamaron a los familiares para informarles de lo sucedido.

Estos se enteraron de lo que pasó por una llamada telefónica del matador español Emilio La Serna, maestro del novillero, que estaba demolido por la tragedia y no tenía información suficiente.

VIDEO:
maltratan a familiares de Renatto Motta
.
También responsabilizan al médico del centro de salud de Chala, Arequipa, Julio Zevallos Chirinos, quien habría desatado el torniquete que contenía la hemorragia sin contar con sangre para transfundirle ni la menor competencia para tratar una herida profunda por asta de toro, lo que provocó un segundo sangrado incontrolable que sería la causa final de la muerte del torerito.

Más aún, Zevallos maltrató a la familia al negarse a expedir un parte médico de los sucedido y generó una incertidumbre total entre aficionados de todas partes del mundo que estaban impactados por la noticia y querían saber qué había pasado.

Los seres queridos de Renatto Motta sienten que los responsables se han lavado las manos.y tomarán las medidas legales que correspondan.

Su padre, don Alfonso Motta Castilla -quien le acompañó desde que era niño a todas partes compartiendo su sueño de hacerse torero- ha tenido que pasar por el calvario de trasladar el cuerpo sin vida de su hijo desde Chala hasta Camaná, en un viaje de cuatro horas que les alejó 223 kilómetros de su casa en Lima, para que se le haga la necropsia de ley.

El Torero con su padre, Alfonso Motta Castilla. Luchaban para que sea matador, pero alcanzó la Gloria antes.
Inaceptable maltrato a la dignidad del torero caído y a la de sus seres queridos por parte de las autoridades del Ministerio Público, bajo las órdenes del fiscal de turno Javier Mariño Delgado, que no proporcionaron una ambulancia o movilidad idónea para estos casos.

SE DESPEDIRÁ DE LA PLAZA DE SUS SUEÑOS
Superados estos lamentables sucesos, Motita recibe el homenaje de la afición este viernes 20 de mayo en Acho, la plaza de sus sueños. Desde las 12:00 m., habrá misa de cuerpo presente en el histórico coso. Luego, al son del pasodoble Puerta Grande, se le dará una última vuelta al ruedo sobre la arena en el que aprendió a torear y se guardará un minuto de silencio antes de partir al cementerio Parque del Recuerdo de Lurín para darle el último adiós. Habrá movilidad ida y vuelta.

Se espera la movilización de todos los verdaderos aficionados que durante su vida, o al final de ella, se han sentido tocados por su nobleza y valor. El Perú taurino compartirá con la familia su gran dolor, pero también su inconmensurable orgullo.

Renatto Motta se despedirá mañana de su querida plaza de Acho (Fotos: Facebook del novillero).
Se espera la movilización de todos los aficionados que durante su vida, o al final de ella, se han sentido tocados por su nobleza y valor. El Perú taurino compartirá con la familia su gran dolor, pero también su inconmensurable orgullo.

La muerte del novillero peruano ha remecido a todo el planeta taurino. Ayer se guardó un conmovedor minuto de silencio en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid, Catedral del toreo mundial, al comenzar la 12ª tarde de la Feria de San Isidro.

VIDEO:

Diego Urdiales le brindó un toro mirando al cielo. Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante han musitado sentidas oraciones en el centro del ruedo venteño. Los 24 mil aficionados se han puesto de pie. Entre ellos se pudo ver al futbolista del Real Madrid, Sergio Ramos.

Matador español Diego Urdiales le brinda su primera faena a Renatto Motta ayer en Madrid
En las últimas horas, las demás figuras del toreo se han solidarizado con la familia en las redes sociales con mensajes salidos del alma cuyo denominador común es el reconocimiento de que Renatto Motta del Solar 'Motita' ha escrito su nombre en la  historia de la tauromaquia y ha alcanzado la Gloria taurina.


ERA CARISMÁTICO Y MULTIFACÉTICO
Había cumplido 19 años el 21 de enero, era hijo único y además de torero cursaba el quinto ciclo de Comunicaciones, era mago profesional, actor, surfer y skater. Como prestidigitador, solía sorprender a familiares, amigos y toreros con diversos trucos e ilusiones. Significativamente, su última publicación en Facebook dice: "¡Camino a Malco con un cartel que me hace mucha ilusión!".

Hace un año, debutó como novillero sin caballos en la portátil "Torokuna" instalada en Villa María del Triunfo (Lima) el 24 de mayo de 2015 a los 19 años de edad. Fue ovacionado al estoquear un eral de la ganadería ancashina Carwacocha, procedencia Roberto Puga (Domecq).

Debutó en público en 2008. Se ausentó un par de años debido a problemas de salud y regresó participando en los concursos y tientas públicas de Chuquizongo en La Libertad, Cutervo en Cajamarca, Incuyo y Coracora en Ayacucho y Pachacámac en Lima.


El diestro peruano César Bazán, quien compartió cartel con él en el fatídico festejo, ha recordado que, entre toro y toro, el novillero no perdía la ocasión de pedirle a los matadores que le apoyen en su carrera para llegar a tomar la alternativa algún día.

El día anterior todos los toreros que participaron en la corrida viajaron juntos desde Lima. Bazán cuenta que por ser el menor de todos y aún aspirante a matador, Motta hablaba menos que los demás, pero si se expresó a favor de la mejora de la situación laboral de los toreros en el Perú.

Él no estaba inscrito en ninguno de los sindicatos de toreros peruanos por lo que en principio no podría acceder al seguro que brindan estas instituciones.

QUE SU SACRIFICIO NO SEA EN VANO
Ha llegado la hora de que todos los gremios taurinos del Perú, especialmente los de toreros, asuman también la parte que les toca por haber esperado a que uno de nuestros chavales muera desangrado entre Caravelí y Nazca, para preocuparse por las condiciones de seguridad y médicas en cientos de plazas de toros.

Como si de nada hubiera valido el sacrificio del diestro español Francisco Rivera 'Paquirri', quien murió exangüe en la carretera entre Pozoblanco y Córdoba, a la altura de Cerro Muriano, el 26 de septiembre de 1984.

Hace 32 años que esta desgracia provocó el cambio de la legislación de espectáculos taurinos de España obligando a que las plazas de todas las categorías dispusieran de Unidades de Cuidados Intensivos móviles, y a que las plazas de 1ª y 2ª contaran con quirófanos convenientemente equipados.

Mientras aquí, ya en pleno siglo XXI, solo se le ha ajustado las tuercas a las comisiones de fiesta de los pueblos taurinos para que paguen más por los toros y suban los salarios de los toreros -que no está mal- pero en lo referente a la seguridad se ha pecado de omisión, como si no supiéramos bien que los toros matan y que los toreros se juegan la vida en cada pase. Ya ha llegado el día, pongámonos el alma.


EXCLUSIVO: Las últimas fotos de Renatto Motta, toreando en Malco el 17 de mayo (PeruToros.com.pe)

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails

VIDEOS TAURINOS