domingo, 17 de noviembre de 2013

Hubo toreros pero no toros en Acho


Perera mantuvo sitial, Talavante impotente y Ferrera decepcionó

Ayer en la tercera corrida de toros de la Feria del Señor de los Milagros se vivió una de esas tardes que ahuyentan a la afición pues faltó la esencia de la fiesta brava: el toro con edad, peso y trapío.

Se presentaron los extremeños Antonio Ferrera (Silencio y silencio, vino a cumplir el trámite y se le vio displicente), Miguel Ángel Perera (palmas y silencio, hizo respetar su sitial en Lima, pero se estrelló con los mansos) y Alejandro Talavante (silencio y silencio, entre protestas de la afición por el ganado).

Toros colombianos terciados y mansotes de San Sebastián de las Palmas 1° complicado, 2° anovillado, se aplomó; 3° terciado y devuelto. El de remplazo, de Juan Bernardo Caicedo (Colombia), también chico y manso; 4° mejor presentado, 5° se rajó, 6° buen pitón izquierdo, pero se fue a menos.|

Bien dicen que el sol es el primer aficionado y no se hizo presente en una tarde nubosa en la que se observó media entrada de aforo. La empresa tiene una tarea pendiente con la presentación del ganado. Los mejores toreros pueden triunfar con buenos toros. Lo contrario es disparase a los pies justo cuando la fiesta está bajo ataque.



FERRERA (Vestido de color catafalco y oro). Primer toro, Jardosito, N° 359, 460 kilos. Castaño, engatillado. Lo fija en el tercio y le dedica una prolongada tanda de verónicas, doblando la cintura, rematada con dos medias verónicas con aclamación. Buena puya de Yaco II, quite por chicuelinas y cambio de tercio. Ferrera abrevia en banderillas y brinda a Lima. El toro, sale con la cara a media altura y el diestro no se acopla a su embestida. Entra a matar cuarteando dos veces y mata al tercer intento con estocada entera. Silencio.

Segundo toro (4° de la tarde), Nerdón, N° 379, 481 kilos. Castaño. Bien presentado, acomete con espectacularidad al caballo de Ángelo Caro que pone una puya algo trasera, otra en el morrillo y sale entre aplausos. Ferrera pone las banderillas cerca a tablas y se quita la chaquetilla para la faena de muleta, gesto innecesario que fue interpretado como una falta de respeto a la plaza.

Lo torea sin citarlo de frente y va por la espada de matar ni a bien el toro le hizo extraños por el pitón izquierdo. Vuelve a entrar a matar cuarteando y coloca una estocada calada, otra caída y cuatro descabellos antes de que doble el ejemplar colombiano que se va entre pitos. Cunde la apatía, no hay protestas para el matador que vino solo a cumplir.

PERERA (grana y oro). Primer toro, segundo de la tarde, Rubielillo, N° 439, 501 kilos. Negro. Feo de tipo, protestado de salida por su presentación, se ve más anovillado al lado del espigado matador. Recibe una medio pica. Quite de tafalleras circulares en los medios sin moverse que arranca los oles de los tendidos. Brinda a Acho con algunas pifias por las condiciones del astado que en banderillas dio trazas de manso. Perera le porfía tandas de derechazos en los terrenos de su enemigo que se aploma. Es cogido, pero torna a torear entre los pitones, que es donde más cómodo suele lidiar. Pinchazo hondo y desprendida que mata rápidamente. Pitos al toro, palmas a Perera que pasa a la enfermería por contusión en la cadera, sin consecuencias.

Segundo toro. (5° de la tarde) Vigilado, N° 079, 521. Negro. También recibe media pica, trasera. Quite por ceñidas chicuelinas rematadas con el capote a una sola mano. Dennis Castillo saluda desde el tercio por sus dos pares de poder a poder, pero hay que señalar que el segundo le quedó algo trasero. Muy valiente Andy Guerrero en su par. Brindis a Lima e inicio de faena por derecha jaleado por todos los tendidos. Se raja el toro buscando las tablas y Perera le lleva a los medios.

“¡Hay torero, pero no hay toro!”, se escucha un acertado bocinazo que resume la mayoría de las faenas. Con más vergüenza torera que el director de lida, le busca faena en tablas, pero finalmente se resigna. Pinchazo, estocada entera y descabello. Pitos al toro, silencio a la faena.

TALAVANTE (añil y oro). Primer toro, (3° de la tarde) Fandango, N° 445, 498 kilos, negro de Juan Bernardo Caicedo en remplazo de Lancherito, N° 449, 480 kilos de San Sebastián de las Palmas. Castaño oscuro, devuelto por anovillado.

El de remplazo también es chico y el público se desentiende del tercio de varas. Manso, huye de la muleta, lo torea por delante, castigándolo, pero no le gusta nada y va por la espada. Contraria, parada y descabello. Silencio.

Segundo toro (6° de la tarde), Julietón N° 399, 507 kilos, negro. Lo recibe de larga cambiada. Recibe una sola puya. Dos buenos pares del ex matador Alan Quispe poniendo el segundo por los adentros, donde le ordenó el diestro, y siendo ovacionado. Brindis al público. Lo espera de muleta, por alto, pegado en las tablas. Adelanta el juez la música y Talavante lo lleva a los medios donde por momentos lo torea con lentitud y largura arrancándole buenos naturales, pero el astado empezó a defenderse y no tenía mayor recorrido. Entera que mata, pitos al toro y silencio al matador.

0 COMENTARIOS / :

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails