domingo, 21 de octubre de 2012

La defensa del matador


Freddy Villafuerte: Legalmente, somos cultura

Si a Cajamarca le impiden el ingreso a los niños, lo de Conga sería un chancay de a veinte

- Entrevista de Marco Fernández publicada en el diario La Primera el domingo 30 de setiembre

Existen dos proyectos de ley que limitarían la presencia de menores de edad en las corridas de toros y que impedirían el maltrato animal, el torero y empresario taurino Fredy Villafuerte sale al ruedo a defender a capa y espada aquello a lo que le ha dedicado gran parte de su vida.

—¿Para usted el toreo es un arte y, por lo tanto, cultura?
—Es una expresión artística. El torero, dominando el toro, tiene que crear belleza y plasticidad. Es cultura, es parte del legado que nos han dejado los españoles. Y, además, ya tiene la calificación cultural del Tribunal Constitucional (TC), desde mayo del año pasado. Toda la vida ha sido cultural. Se nos quitó esa denominación en 2005, por el propio TC, que ahora, felizmente, ha revocado esa sentencia. En 2005, tuvo como base una demanda de inconstitucionalidad que la presentó el ex alcalde del Rímac, Luis Lobatón, quien presentó cinco mil firmas. En ese momento, el presidente del TC, el doctor César Landa, era un antitaurino manifiesto. Dicen que nosotros los toreros prácticamente somos unos asesinos; pero los toreros estamos incluidos en las leyes del artista. Negar el toreo es como negar el Yawar Fiesta. Creo que lo que han hecho los magistrados el año pasado es actuar con cordura y no dejarse llevar por el hígado.


—¿Qué papel tiene el Perú en el mundo taurino?
—Es una potencia taurina en el ámbito de América y de pronto, en el mundo; este tema de los antitaurinos se centra exclusivamente en la Plaza de Acho. Las corridas que se dan en Acho conforman el uno por ciento de las corridas en el Perú. Es un espectáculo popular. En provincias, alrededor del 90% de alcaldes basan su propaganda electoral en las corridas de toros. En la selva hay corridas de toros en Jaén, Bagua, Chachapoyas. En Lima, Canta, Lachaqui, Pallamarca, Huaros... En el norte chico: Huacho, Barranca. En el sur: Puno, Apurímac. Justamente en Chalhuanca la tradición es hacer el Yawar Fiesta. El Perú es netamente taurino y somos una potencia muy fuerte.

—Se sienten amenazados.
—En estos momentos hay dos proyectos de ley que están en el Congreso. El primero, contra la asistencia de los menores de edad a las plazas de toros, ha sido propuesto por el congresista Julio Rosas, pastor cristiano invitado del fujimorismo. Yo tuve la oportunidad de hablar con él y sé que no tiene la más mínima idea de qué sucede en provincias. Si aprueban esa ley, sería inviable. No hay manera en que tú les impidas a los niños el ingreso a las corridas, sobre todo en las provincias, donde no se cobra la entrada. Sería un caos. Si a Cajamarca le impiden el ingreso a los niños, lo de Conga sería un chancay de a veinte. Más aun cuando están encargando en este proyecto de ley que quien debe cumplir con esto es el municipio, cuando el municipio, en el 90% de los casos, hace la corrida de toros. Por otro lado, el Estado no debe atentar contra la potestad de los padres de querer llevar a sus hijos a un espectáculo cultural.

—Cree que sería una medida impopular.
—Totalmente impopular. Sería inviable, inaplicable. Ya que la gran masa electoral es la gente de provincias, a ver si todos estos congresistas que son de provincias son capaces de quitarle a esa gente lo que más quiere. Para el segundo proyecto de ley, los antitaurinos han conseguido 60 mil firmas y han presentado un ILP (iniciativa legislativa popular) al Congreso porque quieren que no haya el maltrato animal: en este caso, las corridas de toros, los gallos de pelea… Pero también dentro de esto podría estar La Tarumba, porque hay animales ahí; y el Yawar Fiesta; las peleas de toros en Arequipa, que son tradicionales; y hasta los zoológicos en los circos, donde tienes elefantes, monos, que sabemos muy bien que sufren maltratos. Estamos en un momento en que tenemos que salir a lo nuestro: a pelear. Legalmente, somos cultura.

—¿No considera que pueda ser lesivo para un niño presenciar el espectáculo?
—Me pasaron un estudio hecho en Madrid donde se demuestra claramente que los toros no influyen en la violencia de los niños. No está probado. Obviamente, tenemos cosas mucho más fuertes que una corrida de toros, como son los videos, internet, la televisión, el cine.

—Para la Feria de Acho tiene a un niño como novillero.
—El mexicano Michelito, de 14 años, toda una revelación, y que, además, encabeza la estadística mexicana de novilleros: es el que más torea, y es todo un personaje. Bueno, y va a tomar la alternativa (la “licenciatura” en el toreo) con 14 años. El 2 de diciembre se hace matador de toros.

—¿Desde qué edad uno puede ser novillero?
—Él ha empezado a los 8 años. Y justamente a los 10 años, en Acho, en un festival, estoqueó 4 becerros y cortó cinco orejas y esa noticia dio la vuelta al mundo.

—¿Lo ha traído exclusivamente para poder contradecir esa idea de que los niños no pueden ir a los toros o es casualidad?
—No, esta ley que atenta contra la asistencia a menores de edad es de este año; él vino antes también. Y en el Perú tenemos a otro torero menor de edad, que es Andrés Roca Rey, hermano de Fernando. Acaba de cumplir 15 años y torea desde los 8 años.

—Es decir, un niño no podría ir a ver el espectáculo, pero sí hacer el espectáculo.
—Sí. El proyecto de ley que negaría el ingreso a los espectáculos de las corridas a los menores de edad dice “menores de edad”, que son menores de 18 años. Pero la ley no habla de los toreros. Dice que los menores de edad no pueden ir a ver el espectáculo, pero no dice nada de los niños que están toreando. Hay mucho desconocimiento sobre el tema.

0 COMENTARIOS / :

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails