sábado, 13 de febrero de 2016

Cornada Uriel Moreno El Zapata Puebla 12 febrero El Relicario Videos


Torero mexicano sufre cogida de casi medio metro

El matador de toros mexicano Uriel Moreno “El Zapata” sufrió una grave cornada la noche de este viernes por su primer toro en la plaza de toros El Relicario, por lo que fue trasladado a un hospital de Puebla.



El PARTE MÉDICO informa de un cornadón de casi medio metro de trayectoria: Cornada de 45 centímetros con exposición de paquete intestinal, secciona arteria femoral y safena. Pronóstico reservado.


Inmediatamente después de la cogida, monosabios y personal de la plaza acudieron a auxiliar al tlaxcateca. Fue trasladado consciente a la enfermería donde fue alistado para su traslado a un hospital privado.

El carismático 'Zapata', célebre por sus pares de banderillas "imposibles", se presentaba la noche de este viernes en una corrida mixta junto a su compatriota Diego Silveti y al rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza.

El matador fue herido por “Príncipe”, un astado de 560 kilos de la ganadería Santa Fe, justo cuando colocaba el primer par de banderillas a este, su primer ejemplar de la noche. El pitón de éste lo alcanzó, levantó e hirió.





1 COMENTARIOS / :

Gonzalo Ramos Aranda dijo...

CORNADA

¿Recibir una cornada?,
a mí no me importa nada,
vengo al ruedo por el triunfo
de los Dioses del Olimpo.

Siempre buscando la gloria,
forjando fiel trayectoria,
plasmo mi verdad taurina,
que en el arte se origina.

Valor, arrojo, hombre fuerte,
confiadísimo en la suerte,
me cuida La Virgencita,
mi vida lo necesita.

Arrimado, más que nada,
¿qué me importa una cornada?,
pitones, rocen mi traje,
del miedo, hoy, me sustraje.

En los gajes de un oficio,
que da cielo o precipicio,
cortando rabo y orejas,
logrando indulto, sin quejas.

Defiendo mi tauromaquia,
realidad, festejo, magia,
me gusta astado cinqueño,
bravo, de casta, de ensueño.

Con más de quinientos kilos,
que levante los suspiros,
más de media tonelada
que, a mí, no me importa nada.

Soy espada, el más osado,
¡madre mía!, toro pasado,
muy cerquita de mi vientre,
Dios proteja al que lo intente.

¡Qué un olé, surque los vientos!,
las palmas sean mis alientos,
de una afición sublimada,
por el toreo enamorada.

Banda de Música, suene,
que un paso doble, resuene,
soy torero de fortuna,
de los cuernos de la luna.

Viendo llenos los tendidos,
por seres bien entendidos,
en cuestiones de la lidia,
con decoro, sin perfidia.

¿Qué pierdo, al perder la vida,
sufriendo mortal herida?,
revolcado, lastimado,
nunca, jamás me he rajado.

Piel surcada, por raíces,
sangrantes mis cicatrices,
cosidas llevo las venas,
de un hilo penden mis penas.

Aunque sufra otra cornada,
a mí no me importa nada,
mas que cimbrar una Plaza,
soy alma que no fracasa.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Dedicado al Sr. Carlos Campos, fiel amante de la fiesta brava.
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails