lunes, 23 de octubre de 2006

Víctor Puerto puso arte y valor en la bicentenaria Plaza de Acho

• Cortó oreja a su segundo toro.
• Primera corrida de abono se prolongó demasiado y acabó entre sombras.


Tuvo que caer la noche para que recién se encendiera la alegría en los tendidos de Acho con el buen toreo del madrileño Víctor Puerto (tabaco y oro), quien logró cortar una oreja a su segundo toro con una faena labrada con arte, valor, temple y mando, pese a que fue cogido, felizmente sin consecuencias que lamentar.

Víctor Puerto en Acho
Víctor Puerto instrumenta una verónica de pintura a su segundo enemigo. Fue cogido y al desgarrársele la taleguilla (pantalón de torero), tuvo que concluir su faena con buzo deportivo.


Después de siete años de ausencia Acho vio a un Víctor Puerto más maduro y artista, con el mismo arte para los lances de capote y la muleta y con mayor temple y mando en el último tercio.

En su primer toro, al que recibe con aplaudidas verónicas, estuvo acertado al destocarse para pedir a la autoridad que cambie la suerte de varas después del primer puyazo de César Caro. Inicia su faena de muleta por chicuelinas muy ceñidas, luego el péndulo y remata con torero desplante. Luego tres estatatuarios enormes, con la planta firme en la arena y sigue una tanda de templados derechazos, surgen los primeros olés en los tendidos y escucha música.
Pincha el estoque al primer intento, luego colaca una calada y finalmente una media parada, pero recurre al descabello y mata al segundo intento. Aplausos.

Su paisano Luis Miguel Encabo (grosella y oro), no se quedó atrás y mostró su clase con el capote y la muleta y entusiasmó a los tendidos con magníficos pares de banderillas. Lamentablemente no tuvo suerte a la hora de matar. Tuvo ansias de triunfo, en su primer toro ligó unos derechazos tersos, corriendo la mano y citando de frente. En su segundo volvió a conquistar aplausos con naturales bien ejecutados. En su primer toro colocó un cuarto de estoque , que no fue suficiente y tuvo que matar descabellando al tercer intento. Silencio.

Las dos últimas faenas entrañaron riesgo para ambos matadores y el personal subalterno por lo avanzado de la hora y la escasa iluminación, lo cual debe ser corregido por la empresa en las siguientes corridas de la Feria del Señor de los Milagros que ayer tuvo su primera corrida con media entrada en sol y un poco menos en sombra.

La afición esperaba una buena actuación del ganador del Espulario de Oro del Señor de los Milagros del año 1992, el peruano Pablo Salas, (grana y oro) pero este lució subido de peso, sin recursos, y al parecer fatigado por su intenso trajín en los ruedos de provincias.

Le tocó en suerte el toro Elegante, con 500 kilos de peso, talvez el mejor presentado de la tarde y que si bien no fue una perita en dulce, ofreció tela para cortar si al frente hubiera tenido un torero con más recursos. Con su segundo toro empezó bien Salas, llevándolo a los medios trasteándolo con valor, pero luego se fue descomponiendo, instrumenta ayudados innecesarios y al final se equivoca de medio a medio. Al matar pincha en tres oportunidades y finalmente deja una media en buen sitio. Silencio en los tendidos.

Faltó peso a algunos toros

En general, se puede decir que los toros colombianos de Fuentelapeña dieron buen juego, pero en presentación estuvieron disparejos , tres de ellos lucieron bajos de peso, pero hay que reconocer que salvo el cuarto que le tocó en suerte al rejoneador Rui Fernandes, todos lucieron nobleza, El público protestó con toda justicia pues una plaza de la solera de Acho merece encierros de categoría en peso, trapío y lámina.

CAPOTAZOS

PERFIL BAJO. Sorprendió ayer en Acho la presencia de Alan Raúl Simón García Nores, hijo del presidente Alan García. Acompañado de su novia se instaló en al palco presidencial, pero no quiso hacer declaraciones pese a la insistencia de los periodistas.
Alan Raúl García Nores

PALCO CON HISTORIA. Desde el primer gobierno del ex presidente Fernando Belaunde Terry, ningún mandatario ha querido ocupar ese palco oficial por temor a las rechiflas del público. Hasta ahora se recuerda la gran silbatina que los tendidos le "brindaron" el general Juan Velasco Alvarado. El dictador Manuel A. Odría, más precavido, mandó construir una casamata para observar las corridas junto a la puerta del toril.

OTRA VEZ JUNTOS. El actual juez de plaza, Fernando Álvarez, quien viene desempeñando una acertada gestión, recibió la alternativa como matador de toros el 7 de diciembre de 1975. Al día siguiente el banderillero José Scotto Inantas fue cogido gravemente, éste ahora colabora con Álvarez como Director de Cambio de Suertes junto con Fernando Araníbar.

CÁTEDRA. Con la participaciòn especial del doctor Miguel Ángel Moncholi, profesor de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, el Círculo de Periodistas Taurinos del Perú ha organizado el Primer Curso de Periodismo Taurino en el que también dictarán cátedra expertos peruanos. El curso cuenta con el auspicio del Consorcio Taurino de Lima, Taurolima y se realizará en el hotel Sheraton de esta ciudad capital los días 30 y 31 de octubre y 2 y 3 de noviembre de 4.00 de la tarde a 10.00 de la noche. Los interesados pueden lamar a los teléfonos: 4288276 y 97608470.

PASIÓN TAURINA Y PERIODÍSTICA. Don Bartolomé Puiggrós Planas, jefe de las páginas taurinas del diario El Comercio, libreta de apuntes en mano, asistió a la corrida del 22 de octubre en silla de ruedas pues ha sido recientemente operado de la columna. A eso se llama casta y valor. Deseamos su pronta y total recuperación.


Fotos: Arturo Pérez. Diario La República de Lima, Perú.

2 COMENTARIOS / :

Anónimo dijo...

http://forocristiano.multiforos.es/viewtopic.php?p=431&sid=73147d096adb147a41b442ac52bcb902
En 1957, el Papa Pío V promulgó la bula “De salute gregis dominici” decreto contra los encierros y corridas de toros, en el que se excomulga y se niega sepultura cristiana a los toreros y aficionados por considerar estos espectáculos más propios de demonios que de personas. La bula sigue vigente, así lo recordó el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Gasparri: “La iglesia continúa condenando en voz alta, como lo hizo la Santidad de Pío V, estos sangrientos y bochornosos espectáculos”.
La bula San Pío V: Bula “DE SALUTIS GREGIS DOMINICI” (1567)
[Traducida del texto latino en “Bullarum Diplomatum et Privilegiorum Sanctorum Romanorum Pontificum Taurinensis editio”, tomo VII, Augustae Taurinorum 1862, páginas 630-631]
Pío obispo, siervo de los siervos de Dios para perpetua memoria.
Pensando con solicitud en la salvación de la grey del Señor, confiada a nuestro cuidado por disposición divina, como estamos obligados a ello por imperativo de nuestro ministerio pastoral, nos afanamos incesantemente en apartar a todos los fieles de dicha grey de los peligros inminentes del cuerpo, así como de la ruina del alma.
1. En verdad, aunque el detestable uso del duelo, introducido, por el diablo para conseguir con la muerte cruenta del cuerpo la ruina, también, del alma, haya sido prohibido por decreto del concilio de Trento, sin embargo, todavía en muchas ciudades y en muchísimos lugares no cesan las luchas con toros y otras fieras en espectáculos públicos y privados, para hacer exhibición de su fuerza y de su audacia, lo cual acarrea con frecuencia incluso muertes humanas, mutilación de miembros y peligro para el alma.
2. Por lo tanto, Nos, considerando que estos espectáculos en los que se corren toros y fieras en el circo o en la plaza pública no tienen nada que ver con la piedad y caridad cristiana, y queriendo abolir estos espectáculos cruentos y vergonzosos, no de hombres sino del demonio, y proveer a la salvación de las almas en la medida de nuestras posibilidades con la ayuda de Dios, prohibimos terminantemente por esta nuestra constitución, que estará vigente perpetuamente, bajo pena de excomunión y de anatema en que se incurrirá por el hecho mismo Ipso facto, que todos y cada uno de los príncipes cristianos, cualquiera que sea la dignidad de que estén revestidos, sea eclesiástica o civil, incluso imperial o real o de cualquier otra clase, cualquiera que sea el nombre con el que se les designe o cualquiera que sea la comunidad o el estado, permitan la celebración de estos espectáculos en los que se corren toros y otras fieras es sus provincias, ciudades, territorios, plazas fuertes, y lugares donde se lleven a cabo. Prohibimos, asimismo, que los soldados y cualesquiera otras personas osen enfrentarse con toros y otras fieras en los citados espectáculos, sea a pie o a caballo.
3. Y si alguno de ellos muriere allí, no se le dé sepultura eclesiástica.
4. Del mismo modo, prohibimos bajo pena de excomunión que los clérigos tanto regulares como seculares que tengan un beneficio eclesiástico o hayan recibido órdenes sagradas tomen parte en estos espectáculos.
5. Dejamos sin efecto y anulamos, y decretamos y declaramos que se consideren perpetuamente revocadas, nulas e irritas todas las obligaciones, juramentos y votos que hasta ahora se hayan hecho o vayan a hacerse en adelante, lo cual queda prohibido, por cualquier persona, colectividad o colegio sobre tales corridas de toros aunque sean, como ellos erróneamente piensan, en honor de los santos o de alguna solemnidad y festividad de la iglesia, que deben celebrarse y venerarse con alabanzas divinas, alegría espiritual y obras piadosas, y no con esta clase de diversiones.
6. Mandamos a todos los príncipes, condes y barones feudatarios de la Santa Iglesia Romana, bajo pena de privación de los feudos concedidos por la misma Iglesia Romana, y exhortamos en el Señor y mandamos en virtud de santa obediencia a los demás príncipes cristianos y a los señores de las tierras, de los que hemos hecho mención, que, en honor y reverencia al nombre del Señor, hagan cumplir escrupulosamente en sus dominios y tierras todo lo que arriba hemos ordenado y serán abundantemente recompensados por el mismo Dios por tan buena obra.
7. A todos nuestros hermanos patriarcas, primados, arzobispos y obispos y a otros ordinarios locales en virtud de santa obediencia, apelando al juicio divino y a la amenaza de la maldición eterna, que hagan publicar suficientemente nuestro escrito en las ciudades y diócesis propias y cuiden de que se cumplan, incluso bajo penas y censuras eclesiásticas, lo que arriba hemos ordenado.
8. Sin que pueda aducirse en contra cualesquiera constituciones u ordenamientos apostólicos y exenciones, privilegios, indultos, facultades y cartas apostólicas concedidas, aprobadas e innovadas por iniciativa propia o de cualquier otra manera a cualesquiera personas, de cualquier rango y condición, bajo cualquier tenor y forma y con cualesquiera cláusulas, incluso derogatorias de derogatorias, y con otras cláusulas más eficaces e inusuales, así como también otros decretos invalidantes, en general o en casos particulares y, teniendo por reproducido el contenido de todos esos documentos mediante el presente escrito, especial y expresamente los derogamos, lo mismo que cualquier otro documento que se oponga.
9. Queremos que el presente escrito se haga público en la forma acostumbrada en nuestra Cancillería Apostólica y en el campo de Flora [1] y se cuente entre las constituciones que estarán vigentes perpetuamente y que se otorgue a sus copias, incluso impresas, firmadas por notario público y refrendadas con el sello de algún prelado, exactamente la misma autoridad que se otorgaría al presente escrito si fuera exhibido y presentado.
Por tanto, absolutamente a nadie etc. [2]
Dado en Roma, junto a San Pedro, el año 1567 de la Encarnación del Señor, en las Calendas de Noviembre, segundo año de nuestro pontificado.
Dado el 1 de noviembre de 1567, segundo año del pontificado
______________________
Notas:
[1] Lugares de publicación acostumbrados en semejantes casos.
[2] aparece en el texto latino: “Nulli ergo omnino etc.”. Es una cláusula de estilo, cuya traducción es “Por tanto, absolutamente a nadie, etc.”. Dicho “etc.” habría que entenderlo como: “le es lícito ir contra este escrito”.

Vladimir Terán dijo...

A ver que opina el sacerdote capellán de la plaza de toros de Acho de esta bula.

Como datos históricos cabe anotar que el papa Pío V fue también Comisario General de la Inquisición Romana desde 1558.

Contra los turcos promovió este papa la Liga Santa constituida por España, Venecia y los propios Estados Pontificios, con participación genovesa. Pío V asumió el compromiso de aportar 12 galeras aparejadas y dispuestas, 3.000 soldados de infantería y 270 jinetes con sus monturas. Sus coaligados se comprometíeron a acudir en socorro de los territorios de la santa sede. De no hacerlo, se les imponía las penas de excomunión latae sententiae y entredicho con pérdida de sus posesiones.

Por otro lado, financió con cargo al erario pontificio la participación de la Iglesia en las guerras santas en Francia contra los hugonotes y la expulsión de los judíos de los estados de su jurisdicción.

Además proclamó la supremacía de la iglesia de Roma y de su cabeza visible sobre todos los poderes civiles y sobre quienes los ostentan mediante la bula In cœna Domini.

Pío V también encargó al pintor Daniele da Volterra que cubriese las figuras trazadas en la Capilla Sixtina por Miguel Ángel pues exhibían su desnudez.

Fue declarado santo por Clemente XI en 1712.

Fuente: Wikipedia.

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails