martes, 28 de noviembre de 2017

Castella triunfó en la Cuarta corrida de Acho con decepcionante encierro


Feria del Señor de los Milagros. Ginés Marín no tuvo chance. Colombo perdió el triunfo el día de su alternativa al fallar con la espada. Toros anunciados como de Puerto de San Lorenzo fueron de Ventana del Puerto

📸 Rafael Morán La Rosa

El matador francés Sebastián Castella cortó dos orejas a su segundo toro y salió por la puerta grande de Acho al finalizar la Cuarta corrida de la Feria del Señor de los Milagros.

Decepcionaron los toros españoles, en su mayoría sosos y descastados, que por poco echan a perder toda la tarde. La empresa los anunció como de Puerto de San Lorenzo (procedencia Atanasio), pero en realidad fueron de La Ventana del Puerto (procedencia Juan Pedro Domecq y Díez).

Ginés Marín vino con ganas de agradar a Lima, pero se estrelló con un pésimo lote: manso el primero, e inválido para la lidia el segundo.

Tomó la alternativa el torero venezolano Jesús Enrique Colombo, que estuvo artista con el capote, casi magistral con las banderillas y gustó con la muleta. Dejó escapar el triunfo al matar mal a su segundo toro, al que le había hecho una variada faena que caló en los tendidos.


El juez de plaza no devolvió, como era su deber, al segundo toro de la tarde (primero de Castella), abroncado por anovillado y cojo de la pata derecha trasera. ¿Para qué están los sobreros? Como para compensarle, le concedió al francés la segunda oreja de su segundo toro. Una bastaba porque la ejecución de la suerte suprema fue efectiva mas no precisa. No debió dar pase al quinto toro (segundo de Ginés), indigno de Acho.

FICHA: Domingo 26 de noviembre de 2017. Tarde soleada. Tres cuartos de entrada en los tendidos.
Los TOROS apenas fueron picados. Flojos de manos, buscaban las tablas, salvo el cuarto. El sexto dio juego: 1° Bajo de tipo y manso: Pitos. 2° Anovillado y abroncado durante la lidia: Pitos. 3° Con edad, soso: Pitos. 4° Bien presentado, bravo y repetidor: Palmas. 5° Inválido de remos: Pitos. 6° Con trapío, pero solo recibió un picotón. Dio juego. Algunas Palmas.
CASTELLA, cuatro intentos cuarteando y descabello: Silencio. / Entera, sin puntilla: Dos orejas. GINÉS MARÍN, dos pinchazos y varios descabellos: Silencio. / Tres cuartos que bastan: Silencio. COLOMBO, que tomó la alternativa; tres cuartos de espada y desprendida: Ovación. / Entera que hace guardia y varios descabellos: Aviso y silencio.

Los cronistas taurinos declararon a Castella triunfador de la Corrida de la Prensa. Mala pasada la de anunciar un hierro y ofrecer otro, aunque sea de la misma casa, pero de otra procedencia: nada menos que la ubicua Domecq, la que más exigen las figuras. Los aficionados son consumidores y tienen derecho a saber exactamente por lo que están pagando. Encima, se mandó seguridad particular a acallar a la porra de sol.

Buena vara de Josept Rojas al segundo toro de Castella aguantando la embestida. Mal el matador francés con este toro al pedir cambio de tercio tras el segundo par de banderillas. Antirreglamentario.

Providencial quite de Alonso Mamani a Colombo al tropezar en banderillas delante de su primer toro por el mal estado de la arena. A Castella también le pasó.

Un sector de sol se puso de espaldas al ruedo durante la primera faena del galo. Sucede en todas las plazas del mundo. Cuando el juez autoriza que se lidie ganado que no cumple con los requisitos del reglamento taurino, los asistentes se olvidan de la labor del matador y, lamentablemente, se meten con él. Tal vez no se justifique, pero el primer responsable no es el aficionado.

Darle la espalda a la arena era un gesto de protesta que se veía con más frecuencia en Acho hasta los años 80. Siempre comenzaba en sol y a veces todos los tendidos lo hacían cuando la falta al reglamento era descarada.

Tan malo habrá sido el segundo toro de Ginés, que en los tendidos la gente se entusiasmó más por la noticia del regreso del Sport Boys a la primera división del fútbol peruano.

Reapareció Colombo luego de una grave cornada que le impidió doctorarse en España. El recordado “Colombito”, el niño torero de las ferias de Ayacucho, se ha convertido en un torerazo que dejó en claro sobre la arena de Lima porque ha sido el novillero triunfador de la última temporada española.

Se decomisan los alimentos y bebidas a la entrada de la plaza, pero la botella de agua que afuera cuesta S/. 2.°°, adentro solo se puede conseguir por S/. 7.°° ¡250% de sobreprecio! Y en licores y alimentos el aumento es mayor.

Hasta se han cubierto de mallas metálicas las rejas para que nadie consuma nada si no es pagando precios elefantiásicos. ¿No dice la empresa que quiere que Acho no sea la plaza más cara del mundo? ¿Por qué no hay productos al alcance de todos los bolsillos?

¿No sería mejor destinar lo que se invierte en hacer que los aficionados gasten más, en tecnologías como reconocimiento facial de los asistentes, en prevención de ataques violentos de los enemigos de la fiesta?

SEBASTIÁN CASTELLA vistió de azul rey y azabache. PRIMER TORO (segundo de la tarde) Linero, N° 137, 490 kilos. Anovillado, el público se desentendió por completo de la faena por considerar falto de presencia y disminuido de los cuartos traseros al astado.

El diestro de Breziers comenzó su faena de muleta con la mano en las tablas. Se expuso luego en los medios hasta sufrir un achuchón, pero solo le piden que lo mate. Entra cuarteando cuatro veces y descabella. Silencio.

Salió a sacarse el clavo con su SEGUNDO TORO (cuarto de la tarde) Vicioso, N° 79, 597 kilos, negro. Lo recibió desplegando el capote con maestría luciéndose en un quite que remató soltando una mano. Lo brindó a Lima e inició su faena por cambiados y largos derechazos en los medios, haciendo sonar la música.

No era perita en dulce el único bravo de la tarde. Tenía genio y le daba gañafones a la muleta. Le hizo faena en los medios con pases por ambas manos, cruzandose a pitón contrario y rematando con mandones pases de pecho. Las series de naturales también eran rematadas con molinetes. Un circular invertido hizo tronar los maderos seculares de la plaza. Faena larga y jaleada.

De pronto, el bullerío se acalló esperando el desenlace de la suerte suprema. Se echa con todo y mata de entera, sin puntilla. Le conceden las dos orejas.

Natural de Castella a su segundo toro.

A su PRIMER TORO (tercero de la tarde), Chicharra, N°100, 536 kilos; GINÉS MARÍN lo recibe con verónicas clásicas y remate con media en los medios. Le sobra arte en el quite por caleserina, gaoneras y larga. Brinda a Alicia Galán, hermana de Antonio José Galán, el eterno Loco de Lima.

Comienza faena de muleta en los medios con derechazos, tapándole la cara, y arrogantes pases del desprecio. Pero el animal tenía la embestida descompuesta, sale de los pases con la cara arriba y se queda entre embestidas. Por la izquierda es igual de tardo, sale a su aire, no hay tela para cortar.

Pase del desprecio de Ginés Marín.

Natural de Ginés Marín a su primer toro.

Bernardinas apretadas y pase de pecho con el toro desluciéndo todo. Dos pinchazos y varios intentos de descabello. Silencio.

SEGUNDO TORO (quinto de la tarde), Mitinero, N°106, 480 kilos. Inválido para la lidia, no hubo opción de nada en ningún tercio. Mató con tres cuartos de espada. Silencio.

Con el tradicional traje blanco y oro que suelen usar los toreros el día de su alternativa, JESÚS ENRIQUE COLOMBO lidió a al PRIMER TORO de la tarde, Chicharro, N° 13, 465 kilos. Lo espera con largas cambiadas. Exquisito inicio de capote con verónicas, chicuelinas para llevarlo al caballo, y recortes soltando una mano.

Quite por chicuelinas y remate de larga cambiada ceñida y serpentina. No le importa que acaba de salir de terapia física y coge las banderillas. Pone cuatro pares, los dos primeros espectaculares. Tras el último cae en la cara del astado poniéndose de pie muy rápido. Cogida segura si el toro no hace caso al capote salvador de Alonso Mamani.

Escucha un largo discurso de Castella, recibe los trastos de matar delante de Ginés y brinda a su padre, Jesús Colombo, quien como matador de toros recorrió todos los pueblos del Perú y que ahora, con la montera de su hijo en la mano, señala a uno y otro tendido como diciendo ahora verán el torero que traje al mundo.

Ceremonia de alternativa de Jesús Enrique Colombo.

Lleva a los medios al de la Ventana donde lo torea con ambas manos, pero al chicharro este solo le importan las tablas, sobre todo las de la puerta de chiqueros. Lo mata de tres cuartos de espada, desprendida y saluda desde el tercio.

Tres medias verónicas reavivan la ilusión con Resistemucho, su SEGUNDO TORO, sexto de la tarde, N°152, 550 kilos. Hace perfecto el tercio de banderillas, con dos pares de poder a poder y uno al quiebro exponiendo mucho, ovación de pie en los tendidos.

Brinda a Acho e inicia faena de muleta de rodillas, citando desde los medios y toreando en redondo. Suena apresuradamente el pasodoble La Puerta Grande. Aprovecha la bravura justa del astado que no era repetidor, y le hace una faena larga de poder y empaque por ambos pitones. Los muletazos eran adornados con pases de las flores y rematados con pases de pecho.

¡Tiene que triunfar en el día de su alternativa! Bota el estoque, luquesinas, bota la muleta, desplante. Toma la espada de matar y se echa sobre el morrillo detrás de ella… la coloca atravesada y calada. Mata al tercer descabello después de escuchar aviso. Silencio.

0 COMENTARIOS / :

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails