miércoles, 31 de diciembre de 2008

Dos toros y dos toreros de Puerta Grande en Cali

'Fulero' y 'Abejorro', dos hermosos toros de la ganadería Bernardo Caicedo, defendieron y conservaron su vida con bravura, nobleza y casta ayer, en la sexta tarde la Feria de Cali donde consiguieron el indulto luego de ser toreados -en quinto y sexto lugar- por el francés Sebastián Castella y el colombiano 'Guerrita Chico' respectivamente.

NOBLEZA. 'Fulero' va y va a la muleta de Sebastián Castella, que le cortó dos orejas simbólicas.

Los indultados, que llevan la divisa verde esmeralda y azul oscuro de don Juan Bernardo Caicedo han pasado a la historia de la tauromaquia americana y constituyen un emblema, un ejemplo de la nobleza del espectáculo taurino. No es gratuito aquel calificativo emocionado de los críticos colombianos cuando exclamaban: "¡Son dos toros de vacas!". Claro, la vacada los espera allá en los verdes campos de sus querencias, donde la defensa y la conservación del medio ambiente no es puro cuento sino un culto a  la salvaje naturaleza.

Las heridas de Abejorro y Fulero fueron curadas ayer mismo y esta noche regresarán a pastar a la región lechera de Sopó en la Sabana de Bogotá. Allí transcurrirán sus apacibles vidas, perpetuando la casta demostrada en la memorable tarde de ayer en el coso de Cañaveralejo, donde poco faltó para que también se indultase al cuarto toro de Bernardo Caicedo que le tocó en suerte a Antonio Barrera.

Sebastián Castella abrió la senda de la apoteosis ante el quinto, un animal con la nobleza como principal cualidad que, sin ser quedo, en ocasiones se tomaba un pequeño respiro entre una y otra embestida, lo que le sirvió al francés para ir corrigiendo su colocación. Toreó encima en el epílogo de faena, adornándose con algunos circulares. Ante lo incansable de la embestida se pidió y se dispuso el indulto.

Al noble segundo, primero de su lote, lo toreó Castella con gusto y suavidad tras el inicio por estatuarios. Mató de estocada desprendida, sonaron dos avisos antes de que cayera el de Caicedo y paseó una oreja.

El caleño Breyny Ocampo, 'Guerrita Chico' demostró voluntad ante el tercer toro de la tarde, que embestía con un molesto cabeceo. El colombiano fue certero a la hora de matar. El indultado que cerró la tarde fue otro gran toro que le permitió al espada estar a gusto, cuajando el local una buena faena en base a series compuestas y asentadas por uno y otro lado.

 BRAVURA. 'Abejorro' permitió el lucimiento del caleño 'Guerrita Chico'.

Antonio Barrera, que se presentaba en Cali, se las vio de entrada con un animal difícil que comenzó embistiendo irregularmente. El toro tuvo movilidad, cualidad que aprovecho el torero sevillano antes de matarlo de una estocada casi entera.

El jabonero cuarto, que de salida hizo un amago de saltar al callejón, fue un gran toro, quien quita que hasta el mejor del encierro. Se empleó en el caballo y el picador Anderson Murillo le administró la mejor vara de la feria. La faena del español comenzó con dos cambiados por la espalda, aprovechando a continuación la clase, nobleza y recorrido con la que el animal embestía. La faena tuvo gran calidad hasta el momento en que Barrera fue cogido. A partir de aquí trascurrió con altibajos su labor. Se pidió el indulto, luego, la vuelta al ruedo, que no fue concedida.

Fue una tarde de esas que hacen y reafirman la afición, con un fantástico final de fiesta en el que salieron a hombros Castella y 'Guerrita', acompañados del ganadero Bernardo Caicedo y su hijo de 11 años, heredero de una de las ganaderías que le dan a la tauromaquia, más vigencia que nunca.

 APOTEOSIS. 'Guerrita Chico', Bernardo Caicedo junto a su heredero y Sebastián Castella salen en volandas de Cañaveralejo.


Ficha de la Sexta tarde de la Feria del Señor de los Cristales

Cali (Colombia), martes 30 de Diciembre. Tres cuartos de entrada.

Seis toros de Juan Bernardo Caicedo (514, 446, 450, 446, 518 y 484 kilos), bien presentados y de buen juego en conjunto. Indultados quinto ('Fulero', Nº 62) y sexto ('Abejorro', Nº 3). Destacó el corrido en cuarto lugar. Enrazado el tercero y de menos a más el segundo. El primero no valió.

Antonio Barrera (traje color azul pavo y oro), silencio tras aviso y oreja.

Sebastián Castella (salmón y oro), oreja tras dos avisos y dos orejas simbólicas.

'Guerrita Chico', (palo de rosa y oro), silencio y dos orejas simbólicas.

Tres cuartos de plaza. Extraordinarias varas de Anderson Murillo y Luis Tamayo a cuarto y sexto de la tarde. Saludaron Jaime Devia y Raúl Morales por buenos pares al cuarto de la tarde y Hernando Franco al sexto.



Fotos: ELESPECTADOR.COM/6Toros6


Más noticias sobre CALI 2008-2009 

0 COMENTARIOS / :

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails