lunes, 23 de mayo de 2011

TC establece que arte del toreo tiene carácter cultural

Análisis: "La culta sentencia del Tribunal Constitucional"

Artículo de Jaime de Rivero Bramosio publicado Hoy en el diario El Men

A través de una histórica sentencia, el Tribunal Constitucional ha establecido el carácter cultural de las corridas de toros en el Perú. Ello no debiera sorprender a nadie pues siempre han sido consideradas como tradición peruana, mereciendo la calificación de "cultural" para sucesivas exoneraciones tributarias. Sin embargo, este criterio se modificó hace seis años, cuando este Tribunal, influenciado por agentes antitaurinos, emitió una sentencia arbitraria, abusiva e inconstitucional en contra de las corridas de toros.

Aquella vez, sin ser materia de proceso, el Tribunal interpretó que la tauromaquia no era arte ni formaba parte de la cultura peruana, desconociendo cinco siglos de historia como a los millones de compatriotas que practican esta costumbre en cientos de pueblos del interior.



Para consumar este despropósito, se pontificaron todas las barbaridades que se divulgan contra la fiesta y se recurrieron a los métodos más vedados en materia probatoria y análisis jurídico (encuestas, datos falsos, omisiones, etc.), sin considerar ni un solo argumento de defensa.


Pues el mismo Tribunal, integrado ahora por magistrados honorables e imparciales, ha cumplido su misión de dictar justicia. Atendiendo a fundamentos históricos, culturales y jurisprudenciales, ha rectificado el lamentable fallo, asumiendo una posición favorable a la fiesta.

Esta sentencia es trascendental para la protección de la tradición taurina peruana y constituye un aporte valioso para su defensa global, en la medida que:

1) Establece que es una manifestación cultural y artística que se ha incorporado a nuestra cultura mestiza y forma parte de la diversidad cultural del Perú. Así, se rechaza la tesis "nacionalista" que niega esta tradición por su origen hispánico.
Al fundamentar su voto, el magistrado Vergara Gotelli sostuvo que negar el carácter cultural constituye una negación a nuestra propia historia.

2) Establece su carácter cultural precisando que, no porque algunos reprueben dicha actividad, puede dejar de tener la condición de cultural.

3) Establece que quien esté en desacuerdo no está obligado a asistir, como también debe ser libre y voluntaria la concurrencia, por ejercicio en ambos casos, del derecho al libre desenvolvimiento de la personalidad que se deriva de la dignidad humana.

4) Decreta que no podrá alegarse la afectación a derecho constitucional alguno por la sola oferta de los espectáculos taurinos, mientras no se coaccione la asistencia a ellos.

5) Consolida la jurisprudencia regional, al asumir y validar los argumentos aportados por la Corte Constitucional de Colombia en la sentencia C1192/05 del año 2005, que estableció que aun cuando el rito taurino pone en peligro la integridad del torero, se infringe dolor y se sacrifica el toro, dichas manifestaciones no corresponden a actos de violencia, crueldad, salvajismo o barbarie, sino a demostraciones artísticas, y si se quiere teatrales, de las disyuntivas constantes a las que se enfrenta el quehacer humano: fuerza y razón, arrojo y cobardía, vida y muerte.

6) Impide toda iniciativa legislativa que pretenda la prohibición o restricción de las corridas de toros, obligando a las autoridades a someterse a las interpretaciones y consideraciones expresadas en la sentencia. Por consiguiente, tampoco podrá proceder la restricción de ingreso a menores de edad que existe en algunos países.

7) Permite que las corridas de toros sean declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial conforme a la Ley 28296. En virtud a dicha norma, el Estado debe adoptar medidas para su protección y promoción, al igual que cualquier otro bien del patrimonio cultural.
En virtud a la sentencia y en aplicación de la presunción legal contenida en la citada ley, las corridas de toros ya constituyen patrimonio cultural inmaterial del Perú. Corresponde obtener su declaración formal por parte del Ministerio de Cultura, a fin de que se active el deber de protección y promoción en referencia.

8) Atendiendo a este deber, el Estado se encuentra impedido de fomentar y contribuir con la actividad antitaurina, que pretende destruir parte del patrimonio cultural del Perú.

9) Permite la concesión de beneficios tributarios, atendiendo a su carácter cultural.

El reconocimiento de las corridas de toros como tradición cultural es un respaldo importante en momentos en que en el Ecuador se pretende restringir su celebración a través de un referéndum promovido por intereses políticos. En el plano nacional, la sentencia fortalece a la fiesta, cuyo auge en provincias es inmenso. Al reconquistar su carácter cultural a nivel normativo, se hace mucho más difícil que en el futuro, el mismo Tribunal reconsidere la posición antitaurina, ya que ese vaivén jurisprudencial lo único que provocaría es la pérdida de legitimidad y el desprestigio del más alto tribunal de justicia del país.



Más: Artículos publicados por TAUROMAQUIAS.com en el diario El Men

Búsquedas relacionadas: cnm, pj, sentencia del tc, tc del peru, tc jurisprudencia, tc peruano

0 COMENTARIOS / :

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails