domingo, 23 de noviembre de 2014

Adame realizó las mejores faenas de la Feria en la última tarde de Acho 2014


Jurado Taurino del Rímac otorga Escapulario de Oro a Ponce y de Plata a Roberto Puga

Fotos: Rafael Morán La Rosa

El matador mexicano Joselito Adame realizó dos inolvidables faenas ayer en Acho en la última corrida de la Feria del Señor de los Milagros 2014. Con su primer toro colombiano de la ganadería Achury Viejo, el único de la tarde que fue bravo y noble, bordó el toreo con poder y valor, y cortó las dos orejas.

Con el quinto de la tarde, logró una faena que parecía imposible y perdió los trofeos con la espada. Los españoles Daniel Luque y Juan del Álamo vinieron dispuestos a triunfar en Lima, pero se encontraron con un encierro complicado, por su falta de bravura que embestía con la cabeza alta y salía caminando de las cada pase. Todos los toros fueron pitados excepto el bravo segundo.

Joselito Adame cortó dos orejas en la última de Acho 2014
El Jurado de la Feria Taurina del Señor de los Milagros, presidido por el alcalde del Rímac, Enrique Peramás, reunido en el Museo de Acho tras la corrida, le otorgó el Escapulario de Oro al diestro Enrique Ponce y el Escapulario de Plata al toro Laureado de la ganadería Roberto Puga.

El Escapulario de Oro 2014 fue para Enrique Ponce y el de Plata, para el hierro peruano Roberto Puga (Foto: Joyería Ulloa)
Hubo media entrada en los tendidos. Los médicos taurinos otorgaron el premio del XXI Congreso Internacional de Cirugía Taurina al diestro mexicano y, en ceremonia especial, se cortaron la coleta los galenos más antiguos Jaime del Castillo y el jefe del servicio, Andrés León Martínez, al igual que los doctores Pedro Gutiérrez Irigoyen, Jorge Castillo Aguirre, Jaime Espinoza Solís, José Álvarez Blas y Nolasco Román.

Médicos de la plaza Jaime del Castillo y Andrés León Martínez recibieron la ovación de todos los tendidos
DANIEL LUQUE. Silencio y silencio. (Viste con traje de luces color blanco y oro).
Primer toro, Pianista, N° 210, 532 kilos. Sale caminando, pero remata en las tablas. Embiste sin humillar y caminando. Recibe dos picas bien señaladas de las que sale rebrincando. Le corta la salida a los banderilleros. Alan Salvador Díaz se salva de la cogida por centímetros. Luque le va enseñando a embarcarse en la muleta en tandas de derechazos de los que, sin embargo, se sobrepara al salir y se revuelve rápido. Mata de metisaca, pinchazo, media atravesada y cuatro descabellos que enfurecen a muchos aficionados que expresan su descontento con la presentación del ganado en la temporada. Pitos al toro, silencio al torero.

Daniel Luque con su primer toro en Lima
Segundo toro, Rondero, N° 160, 533 kilos, 4° de la tarde. Es recibido con verónicas de cartel. Brinda a Lima, no olvida la miel que probó aquí el 2012 y quiere más. Lo lleva con trincherillas a los medios donde remata con pase de pecho entre oles. Luego se le dificulta conectar con los tendidos por la embestida descompuesta del astado que tampoco le permite bajarle la mano. Va por la espada y mata de tres intentos y descabello. Pitos al toro, silencio al matador.

JOSELITO ADAME. Dos orejas y saludo desde el tercio. (Vistió de concho de vino y oro).
Primer toro. Medianoche, N° 404, 472 kilos, segundo de la tarde. Le recibe con larga cambiada y una serie de verónicas rematadas con chicuelina, que encienden a los tendidos. Lo deja de lejos frente a Santiago Reyes, Yaco II, que le pica con una vara algo trasera. Gran quite por chicuelinas ceñidísimas. El astado se duele en banderillas. Innecesario protagonismo del buen subalterno Santi.
Brinda a los buenos aficionados de la barrera del tendido 11.
Comienza la faena con varios estatuarios pasándose el toro a milímetros. Se suceden los naturales y pases de pecho larguísimos que ponen a tocar a la buena banda Monumental Ayacucho. Prosigue con los derechazos lentos y cadenciosos, con mando, a los que acude con nobleza y recorrido el de Achury Viejo. Es desarmado y se queda impávido frente a los pitones en un desplante provocado por el toro. Una tanda más de naturales y manoletinas, ceñidas como todos los demás pases de su faena. Al entrar a matar recibiendo, el toro le embiste en dos tiempos, pero igual le coloca un espadazo desprendido de rápido efecto. Dos orejas de ley. Palmas al toro.

Joselito se metió en el bolsillo a los aficionados de Lima
Segundo toro, Madrileño, N° 83, 473 kilos, castaño, quinto de la tarde. Apenas acude al capote una vez. Manso al caballo de Adolfo Andrade ‘El Toto’, cruza el ruedo y recibe una buena vara de Yaco II, que le saca la casta y luego vuelve a la vara de Toto que le hace la carioca. Yaco sale entre palmas.
Brindis a los médicos de la plaza Andrés León y Jaime del Castillo.
El toro acude a duras penas a los capotes de los banderilleros, a quienes Adame ha ordenado colocarle el toro a contraquerencia para iniciar desde allí una lección de tauromaquia, de terrenos, llevando al toro a los medios siguiéndole con la muleta extendida hacia su cara haciendo que dibuje en torno a él círculos cada vez menores, hasta quedar solos en los medios donde ya no se dejan el uno al otro en largos muletazos. Suena la música.
Tras lograr la faena que parecía imposible, el toro retoma la mansedumbre de la que había dado muestras al principio y le coge sin consecuencias. Luego busca su querencia donde le termina toreando por delante, castigándolo. Estocada tendida que tarda en hacer efecto. Todo queda en saludo desde el tercio y pitos al toro.

JUAN DEL ÁLAMO. Silencio y silencio. (Blanco y plata y corbatín negro).
Primer toro, Cantinero, N° 473, 471 kilos, más pequeño que los anteriores, pero se le nota la edad en la extensión del rabo y la altura. Bien armado. Tercero de la tarde. No acude a los capotes y sale escupido de la pica dos veces. Arma un herradero en banderillas donde también exhibe su mala condición.
Del Álamo inicia su faena por bajo y en los medios de la plaza le va tapando la cara citándole de frente, con la muleta en la mano derecha arrancándole los pases. Logra arrancar los oles con valor y vergüenza torera acicateada por el buen primer toro del mexicano. Estocada tendida. Peligrosa cogida sin consecuencias al subalterno Pirri. Pitos al toro y silencio al torero.

Juan del Álamo en derechazo a su primer ejemplar
Segundo toro, Serranito, N° 185, 517 kilos, sexto y último de la tarde. De los dos primeros tercios, aparte de la poca casta del toro, se pudo ver al banderillero peruano Dennis Castillo poniendo dos de sus mejores pares de banderillas en Acho y saludando desde el tercio, aunque hizo desplantes que no le gustaron al matador.
En los medios, el toro se arranca de lejos a los cites de Del Álamo, que le sabe ocultar el defecto de terminar las embestidas con la cara arriba y caminando. Toca la banda. Prosigue la faena en el mismo son, pero el astado acentúa sus defectos. Molinetes seguidos de manoletinas. Estocada tendida, caída. Cuatro descabellos. Pitos al astado. Silencio al matador.

0 COMENTARIOS / :

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails