viernes, 14 de noviembre de 2014

MANIFIESTO DE BOGOTA, 12 de noviembre de 2014


Manifiesto libertario leído frente a la plaza de toros de Santamaría de Bogotá, donde se congregaron miles de aficionados provenientes de todo el mundo, así como 14 figuras del toreo: los españoles Curro Vásquez, Julián López 'El Juli', José María Manzanares, Juan José Padilla, Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante, Iván Fandiño, Manuel Escribano y Miguel Abellán; el francés Sebastián Castella; los mexicanos Diego Silveti y El Payo; y los colombianos Luis Bolívar y César Rincón, quien se encargó de invitar a sus colegas. Junto a ellos, otros 14 titanes, los novilleros que cumplían 102 días en huelga de hambre por la reapertura de la plaza, el respeto a su libre determinación y derecho al trabajo. 


Para nosotros, los aficionados a los toros, el toreo es una manifestación de alta cultura. No porque lo hayan cantado los poetas o pintado los pintores, ni porque Francia, burocráticamente, lo haya declarado patrimonio cultural intangible de su tierra. Sino porque es una actividad que se expresa de muchos modos y es a la vez muchas cosas: una fiesta, un rito, un espectáculo, un combate, un sacrificio, un juego. Y un arte.

Las artes se definen por sí mismas, sin necesidad de demostración teórica: son como el movimiento, que se demuestra andando. Y en consecuencia se defienden también por sí mismas. Pero el arte del toreo, como todas las artes, tiene un enemigo, que es el poder. El de la Iglesia lo ha perseguido durante siglos, el de las autoridades civiles ha querido prohibirlo en muchas épocas y lugares, tanto cuando son despóticas -dictaduras o monarquías de derecho divino– como cuando se pretenden democráticas en virtud del derecho de las mayorías a gobernar. Olvidando el otro elemento esencial de la democracia, que es el respeto por las minorías.

Es esta última modalidad de acoso la que nos tiene reunidos hoy aquí, ante esta plaza de toros de Santamaría arbitrariamente clausurada por el capricho de un alcalde, que lo justifica en nombre de la estrecha aritmética que le dio el triunfo electoral.


Los aficionados a los toros somos una minoría, y sabemos que nuestros gustos no son universalmente compartidos. Por eso no aspiramos a imponerlos sobre los de otras minorías haciéndolos obligatorios, ni queremos tampoco prohibir los suyos, que pueden ser tan variados como la ópera o las carreras de motocicletas o la práctica del espiritismo, las procesiones religiosas o las maratones de marcha a pie. Sólo pretendemos que, recíprocamente, no nos impongan los suyos ni nos supriman los nuestros. No queremos ni mandar ni prohibir. Pero nos resistimos a que nos prohíban y nos manden.

No se trata únicamente de reclamar el derecho a asistir como espectadores a las corridas de toros. Se trata también de defender el derecho a elegir el propio oficio. En este caso, la profesión de torero, como lo desean estos jóvenes novilleros que llevan meses acampando frente a las puertas cerradas de la plaza de toros, como refugiados de una guerra.

O como lo hicieron estas figuras del toreo venidas de España, México y Francia, y por supuesto también de Colombia, para acompañarlos en persona en una manifestación de solidaridad con ellos y de coherencia con sus propias vidas. Estamos aquí, en suma, para exigir la libertad. La libertad de expresión. La libertad de elección. La libertad del placer. Contenidas todas en el eterno sueño libertario que es la prohibición de prohibir.

Quien quiera suscribir este Manifiesto, bienvenido sea. Ya lo haga por su afición a los toros, o por su interés en el arte, o por su tolerancia hacia los gustos ajenos, o por su respeto por los derechos de las minorías, o por su amor a la libertad. Este es un Manifiesto para hombres libres.

Bogotá, 12 de noviembre de 2014

Este documento histórico ha sido redactado por el escritor colombiano Antonio Caballero, premio Planeta de periodismo, y ya ha sido refrendado por Fernado Botero, Joaquín Sabina y Mario Vargas Llosa. También lo firmarán Bryce Echenique, Joan Manuel Serrat, Fernando Savater, Gerard Depardieu, Arturo Pérez-Reverte, Baltasar Garzón, Miguel Bosé, Sharon Stone, Andrés Calamaro, Alejandro Sanz, Iker Casillas, David Villa, Radamel Falcao, Sergio Ramos y cualquier ciudadano del mundo que así lo tenga a bien:

0 COMENTARIOS / :

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails