miércoles, 15 de abril de 2009

Las Corridas de toros y la Defensa del medio ambiente

Uno de los prejuicios más comunes que se tienen sobre  las corridas de toros es que estas "atentan contra la ecología" porque en ellas se "elimina a los toros".

Ya el laureado escritor peruano Mario Vargas Llosa hizo notar(*) que para la reciente sensibilidad ecologista de la cultura occidental, la preservación de la naturaleza y la necesidad de combatir la crueldad de que son víctimas los animales son el anverso y reverso de una misma medalla.

Paradójicamente, las corridas de toros y los gigantescos pulmones ecológicos que constituyen las dehesas ganaderas son la cara y la cruz de una moneda con la que se logra preservar al toro de lidia junto a muchas más especies de animales y vegetales.

De esta manera, la tauromaquia contribuye directamente a la conservación del medio ambiente mientras otras actividades humanas menos cuestionadas se empeñan en destruir nuestro hábitat.

Dehesa de toros bravos
BRAVOS GUARDIANES. Solo en España existen más de 600 mil hectáreas de dehesas de toros bravos salvaguardadas de la agresión humana.(Foto: Gorka Azpilicueta & Arsenio Ramírez).

Ahora dejemos que el mismo Vargas LLosa nos explique esta falsa contradicción:

"Los enemigos de la tauromaquia se equivocan creyendo que la fiesta de los toros es un puro ejercicio de maldad en el que unas masas irracionales vuelcan un odio atávico contra la bestia. En verdad, detrás de la fiesta hay todo un culto amoroso y delicado en el que el toro es el rey. El ganado de lidia existe porque existen las corridas y no al revés. Si éstas desaparecen, inevitablemente desaparecerán con ellas todas las ganaderías de toros bravos y éstos, en vez de llevar en adelante la bonancible vida vegetativa deglutiendo yerbas en las dehesas y apartando a las moscas con el rabo que les desean los abolicionistas, pasarán a la simple inexistencia".
"Si los abolicionistas visitaran una finca de lidia, se quedarían impresionados de ver los infinitos cuidados, el desvelo y el desmedido esfuerzo -para no hablar del coste material- que significa criar a un toro bravo, desde que está en el vientre de su madre hasta que sale a la plaza, y de la libertad y privilegios que goza. Por eso, aunque a algunos les parezca paradójico, sólo en los países taurinos como España, México, Colombia y Portugal, se ama a los toros con pasión. Por eso existen estas ganaderías que, con matices que tienen que ver con la tradición y las costumbres locales, constituyen toda una cultura que ha creado y cultiva, con inmensa dedicación y acendrado amor, una variedad de animales sin cuya existencia una muy significativa parte de la obra de García Lorca, Hemingway, Goya y Picasso -para citar sólo a cuatro de la larguísima estirpe de artistas de todos los géneros para los que la fiesta ha sido fuente de inspiración de creaciones maestras- quedaría bastante empobrecida".

Para comprobar esta realidad nada mejor que recorrer personalmente esos paraísos que son las ganaderías de toros bravos como desde hace más de 10 años lo hacen Gorka Azpilicueta y Arsenio Ramírez, dos jóvenes fotógrafos taurinos naturales de Pamplona y de Logroño respectivamente.

Año tras año ellos recorren la piel de toro, fotografiando espectaculares ejemplares de las ganaderías más prestigiosas de la cabaña brava española y portuguesa. Así, luego de atravesar incontables kilómetros, han fraguado un invaluable archivo de unas 15 mil fotografías al que han denominado Por las Rutas del Toro.

Gorka y Arsenio por encima de todo, son amantes del toro bravo como ser vivo, en su hábitat, y de todo lo que rodea a este fascinante y mítico animal. Ellos saben bien que cada vez que un aficionado asiste a una corrida, contribuye a conservar un patrimonio genético único en el mundo que todos tenemos la obligación de defender y conservar.

Aquí les ofrecemos apenas una muestra de su imprescindible obra. En el menú de abajo, pueden verla en pantalla completa y reenviar este documento a sus contactos.




(*) VARGAS LLOSA, Mario; La última corrida. Artículo publicado en el diario El País, 2 de mayo de 2004.

Más sobre el tema:

- El Toro Bravo y la Ecología por Juan Antonio Campos, miembro de la Unión Taurina de Abonados de Málaga.
- Por las Rutas el Toro, página de Gorka Azpilicueta y Arsenio Ramírez

Más posts sobre ECOLOGÍA

1 COMENTARIOS / :

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails