domingo, 24 de enero de 2016

Urgen proyectos para los 250 años de la Plaza de Acho


250 Aniversario. Presidente de la Beneficencia señala que Acho necesita apoyo de proyectos como el estacionamiento de autos y la incorporación del mirador de Ingunza. Durante el año, los aficionados participarán en los actos conmemorativos


LA REPÚBLICA/EDUARDO SALINAS. La Plaza de Acho es un recinto histórico que guarda muchas vivencias de la Lima colonial y republicana. El 30 de enero este coso cumple 250 años, lo que lo convierte en la tercera plaza de toros más antigua del mundo y la más añeja de América. Por este motivo urge poner en marcha proyectos que permitan poner en valor este monumento.

“Estamos diseñando un nuevo negocio que permita que la Plaza de Acho pueda ser explotada adecuadamente sin desvirtuar la tradición taurina, permitiendo que se puedan realizar espectáculos públicos y permitir mayores ingresos para mejorar las instalaciones”, declaró Martín Bustamante, presidente de la Sociedad de Beneficencia de Lima.


La comuna capitalina está elaborando las nuevas bases que haga posible elegir una nueva concesionaria, y de esta manera con inversión privada de un operador relanzar el coso taurino.

“Mucho se habla de la carencia de estacionamientos, podríamos impulsar un concurso de inversión privada que permita dotar de estacionamientos privados en las zonas aledañas de la plaza. Queremos que el nuevo arrendatario se haga cargo del restaurante y que se abra durante todo el año y que el museo taurino sea incluido al circuito turístico, como un destino abierto constantemente para despertar un mayor interés del público por la Plaza de Acho”, indicó.

Además, manifestó el interés de incluir a la Plaza de Acho el mirador de Ingunza que se encuentra a pocos metros del coloso.

Virrey Amat y Acho
El virrey Manuel de Amat y Juniet inauguró hace 250 años la Plaza de Acho en los terrenos que le pertenecían al convento de las Nazarenas Carmelitas (monjas que hoy custodian al Señor de los Milagros). En la Lima antigua se hizo costumbre armar pequeñas plazas de toros, justamente uno de sus organizadores fue Agustín Hipólito de Landaburu, quien construyó la antigua plaza.

En 1766, Amat accede al uso de la plaza con la condición de que parte de los fondos sean entregados a los pobres, pedido que se mantiene hasta el día de hoy, ya que parte de las ganancias se derivan a los programas sociales de la Beneficencia Pública. Pasan los años, y la familia Landaburu huye del país, y ponen de albacea a Hipólito Unanue, quien en 1832 decide dejársela a la Beneficencia como parte de su herencia.

Los limeños antiguos disfrutaban de las fiestas de los toros de una forma distinta. Enero, febrero y marzo era la temporada de toros en Lima, donde toreros como Juan Belmonte, José Gómez Ortega ‘Joselito El Gallo’, Rodolfo Gaona triunfaron en la antiguas faenas.

En las ferias antiguas los toreros eran muchachos de raza morena. Ellos mantienen la tradición en el Perú y un ejemplo es Ángel Valdez, llamado 'El Maestro'. Hasta que la suerte taurina cambia con la llegada del torero Juan Belmonte que tenía una forma distinta de torear. Luego todos lo siguen.

“Juan Belmonte era un torero español muy pequeño, que se casó con una peruana. Él descubrió que si se quedaba quieto y movía los brazos los toros pasaban, y daba un vuelco al toreo. Antes se desplazaban rápidamente para no ser embestidos por el toro”, dijo Jaime Arenas, guía del museo taurino, quien rescata las obras realizadas por el mismo Pablo Picasso.

Luego en 1944, la vieja Plaza de Acho de adobe y madera fue cambiada por el recinto taurino que se encuentra en la actualidad. En este histórico lugar también torearon Manuel Rodríguez ‘Manolete’, Luis Procuna, primer ganador del Escapulario de Oro.

El día 28 de enero se organizará un cóctel en la Plaza de Acho, donde se distinguirá a toreros peruanos que han sido galardonados con el Escapulario de Oro de la Feria del Señor de los Milagros. Ellos son: Rafael Puga, Rafael Gastañeta, Pablo Salas, Freddy Villafuerte y Andrés Roca Rey.

En el cóctel se presentará un afiche conmemorativo diseñado por el artista Gerardo Chávez. Además, se está editando un libro a raíz de este gran evento y durante el año habrá concursos de pintura, dibujo, fotografía.

0 COMENTARIOS / :

Publicar un comentario

* No se publicará comentarios ofensivos. Este no es un espacio para hacer propaganda contra la tauromaquia.

ARCHIVO (Todos los artículos)

Related Posts with Thumbnails